Autoestima y adolescentes

La autoestima es sumamente importante. Determina nuestra propia valoración personal, lo que opinamos de nosotros mismos y de nuestras capacidades. Determina nuestra “autoimagen”.  La autoestima y adolescencia es algo determinante para su correcto desarrollo tanto físico como mental.

Es un indicador fundamental de nuestro desarrollo. Que tengamos la autoestima alta o baja va a determinar las decisiones que tomemos en nuestra vida, y de nuestra felicidad en la etapa adulta. Podemos tener una autoestima alta, donde nos sentimos valiosos y a gusto con nosotros mismos, o baja autoestima y sentirnos poco válidos  y poca confianza en uno mismo.

En psicología llamamos autoestima a la diferencia que hay entre lo que creemos que somos y como queremos ser. Si la diferencia es mucha habrá una autoestima baja, y si hay poca tendremos una autoestima alta. La autoestima nos afecta a todas las áreas de nuestra vida, por eso es tan importante cuidarla.

¿Cómo se forma la autoestima?

La autoestima es algo que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida y es la fuente de nuestra salud mental. Es una relación que se establece entre nuestra genética y el entorno, con las sensaciones, emociones, pensamientos y experiencias que se van teniendo en las relaciones con el entorno familiar, escolar, amigos, la sociedad que nos toca vivir…

En la infancia comienza la autoestima. Necesitamos sentirnos queridos y protegidos por nuestros padres. Los padres somos los principales influyentes en la autoestima de los niños. Las críticas constantes pueden provocar una autoestima baja, por el pensamiento de “no hago nada bien”. Si los comentarios son positivos, centrados en sus puntos fuertes hará que crea en sí mismo.

Según crecemos vamos relacionándonos con más personas y nuestra propia percepción puede variar. A raíz de lo que digan de vosotros las personas de vuestro entorno hará que influyan en vuestra autoimagen.

¿Por qué es necesario tener una autoestima alta?

  • Aceptación de uno mismo. Te hace quererte, valorarte y respetarte. Te aceptas con tus virtudes y defectos.
  • Te permite conocerte mejor.
  • Mejor calidad de vida. Si tienes una autoestima alta tus relaciones personales y contigo mismo serán mucho mejores lo que mejorará tu calidad de vida sin lugar a dudas. Si te sientes a gusto contigo mismo los demás también lo estarán.
  • Nos hace tener un buen estado de ánimo. Si tus pensamientos hacia ti son positivos, las emociones que experimentes serán también más positivas. Si te criticas constantemente no puede dar lugar a buenas emociones.
  • Tenemos confianza y seguridad en nosotros mismos. Dejamos a un lado las inseguridades, podemos estar más cerca de lograr nuestros objetivos.
  • Nos hace sentir valiosos. Nos hace sentir dignos de amar y de ser amados.
  • Adiós autolimitaciones. La baja autoestima provoca que nos limitemos en todos los sentidos, y dejamos de hacer cosas por miedo a no ser capaces de llevarlo a cabo. La autoestima alta te libera de tus propias limitaciones.

Autoestima y adolescentes

La adolescencia es una etapa de cambios: cambios físicos, necesidad de ser aceptado por el grupo, búsqueda de identidad, desarreglos hormonales… cambios que afectan a los adolescentes en su autoconcepto. Es una etapa muy difícil pero necesaria. Las inseguridades están a flor de piel, y los cambios corporales pueden ser bienvenidos o ser fuente de estrés, lo que puede provocar una bajada de autoestima.

Comienza un período de búsqueda de identidad y de sentido personal. Nos fijamos más en cómo creemos que somos, lo que va dando forma al autoconcepto. Si pides a un adolescente que se describa lo hará en términos de rasgos físicos y de sus capacidades. Se comparan unos a otros y se convierten en sus máximos jueces.

La adolescencia nos hace sentir expuestos, juzgados y sentenciados, donde la necesidad de ser aceptados crece por momentos. Antes, en la infancia eran los padres la principal fuente de influencia y en la adolescencia lo son el grupo de iguales. La necesidad de aceptación por el grupo de amigos es tal porque la valoración que tengan hará que sea extrapolada a su autovaloración personal. Así como crea que los demás me ven, así me veo a mí mismo. El grupo para conseguir esa aceptación puede presionar para conseguir ciertos comportamientos o actitudes.

Una buena dosis de autoestima es uno de los mejores recursos de los que podemos disponer en la vida.

Por qué recuerda…una buena autoestima hará de colchón ante los problemas que la vida nos va poniendo.


Categorías

Desarrollo, Familia

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.