Baby Down

Hace algunos años, se fabricó una muñeca, cuyos rasgos eran los de un niño con síndrome de Down, esta era llamada Baby Down. Ojos almendrados, puente de la nariz plana, orejas más pequeñas de lo normal, dedos cortos, manos gorditas, cuello plano, cabecita más pequeña…todos los rasgos característicos de estos niños.

Esta muñeca supuso toda una revolución, incluso portaba un folleto, en el cual, se explicaban todas las instrucciones para su estimulación, como si fuera un auténtico bebé y poseyera los cinco sentidos.

El asunto causó mucho debate, pues hubieron muchos ofendidos, sobre padres que tenían niños con este síndrome, sin embargo, los especialistas, están de acuerdo, en que los niños deben aprender todo por medio del juego, y mediante esta muñeca, se planteaba una forma de aprender con tolerancia y percatarse de que todos los niños no son iguales realmente y que todos merecen el respeto.

Sus creadores intentaron la idea de la familiarización de los rasgos de estos niños hacia los demás, afrontando así el caso de una forma natural, pues cuando se encuentra uno de estos casos en el colegio, el vecindario, el parque… sea para ellos de lo más normal.

A viceversa, el niño que tiene este síndrome, puede identificarse con esta muñeca, pues no tiene por qué sentirse diferente con cualquier muñeca convencional, aportándole seguridad y relación con su entorno.

Esta muñeca, aportaba un tanto por ciento a la Federación Española con Síndrome de Down para sus proyectos de ayudar a la mejor calidad de vida de las personas que tienen este síndrome.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *