Baby shower de verano

Desde hace algún tiempo, venimos tratando sobre temas puntuales referidos a los baby shower. Sin embargo, una pregunta frecuente se relaciona a este tipo de eventos, cuando el mismo debe realizarse en verano.

Entre los detalles puntuales a tener en cuenta, es que la agasajada es una señora embarazada en sus últimos días o meses de gestación, motivo por el cual, se deberá tener presente sus síntomas comunes al estado.  En estos términos, es imprescindible recordar el sobrepeso que genera ese ser dentro de su vientre, el cual a la vez ocasiona dolores de espalda cintura etc.

Si a estos síntomas, les sumamos el calor, veremos que el evento deberá ser realizado en un espacio refrigerado, o al aire libre siempre que se disponga de corriente de aire.

Lo mismo ocurre con el momento del día preciso para llevarlo a cabo, ya que se sugieren los horarios nocturnos, por la frescura que se vivencia en estas instancias.

En cuanto a la comida que se va a servir, deberán ser platos ligeros y frescos y deberán abundar las frutas y jugos naturales, a fin de contrarrestar los inconvenientes climáticos.

Los bocadillos a base de verduras y frutas son muy sugeridos para estos eventos, ya que los mismos no proveen al cuerpo de energías excesivas, y por el contrario, lo dotan de líquidos lo que es recomendable en tal situación.

Lo que se aconseja en cuanto a la decoración, es que la misma se base en colores claros y con diseños amplio, que denoten frescura a la vista.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *