Bebé autista

El autismo es un retraso infantil que su identificación temprana permite realizar cualquier tipo de intervención. Se trata de un trastorno profundo del desarrollo infantil, afectando a la comunicación y a la interacción social, conocido también como “trastorno del vínculo”. Es una enfermedad bastante rara, que afecta a 5 o 10 niños entre 10.000 niños.

No se sabe con exactitud cuál es su causa, pero se dice que se debe a infecciones congénitas por virus, la hidrocefalia, encefalitis, intoxicaciones, enfermedades metabólicas o degenerativas… pero lo que sí sabemos es que no tiene cura pero si algunas claves para sobre llevarlo. Muchos estudios dicen que la falta de cariño en su entorno más cercano, con padres distantes y fríos, también podría provocarlo.

Aspectos que puedes tener en cuenta si se manifiesta esta enfermedad:

–          El bebé no manifiesta ninguna sonrisa, no mira a la cara cuando alguien le habla, no mostrando interés por las cosas, ni por las personas que les rodean como tampoco  por las cosas de su alrededor. Siempre se encuentra sólo, no buscando el consuelo de los más allegados.

–          Observamos balanceos repetitivos, como también movimientos rápidos de las manos.

–          No muestra interés por los juguetes, sólo los utiliza para llevárselos a la boca y luego tirarlos.

Si como padres creen que su hijo padece de autismo, lo mejor es que acuda al pediatra, le ayudará a mitigar los síntomas y le aconsejará sobre la situación, además le ayudará a usted y a su entorno a comprender la difícil situación por la que acaban de empezar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *