Mi bebé se niega a comer trozos

Mi bebé se niega a comer trozos

La alimentación en el bebé es todo un mundo y nunca sabemos cómo va a reaccionar ante ciertos cambios: la incorporación de las verduras a su dieta, la fruta, los trozos… Éstos últimos suelen dar problemas a la hora de comer, porque el bebé está habituado a tomar su leche líquida, luego consigue adaptarse al puré pero ¿los trocitos?… Eso no termina de convencerle.

¿A qué edad está preparado para tomar alimentos en trozos?

Alrededor de los 8 meses el bebé ya está preparado para tomar alimentos semi-sólidos, debes empezar por hacerle su puré de siempre pero hecho con tenedor para que quede más “robusto”. A partir del año ya puedes dejarle pequeños trozos como trocitos de pescado, manzana en cubitos… Pero siempre con cuidado y muy pequeños hasta que el bebé se vaya habituando. No comiences con trozos grandes desde el principio, podría incluso atragantarse.

La mayoría de las veces los bebés rechazan estos trocitos, los motivos podrían ser los siguientes:

  • Carece de algunos dientes: A veces, los caninos y primeros premolares no aparecen hasta el segundo año. Un pequeño retraso no es motivo por el que preocuparse, pero se debe entender que es posible que le moleste comer trozos si no tiene los dientes necesarios para masticar.
  • El reflejo de deglución no está del todo desarrollado: Éste reflejo es muy variable y puede terminar de desarrollarse entre los 8 meses y los 2 años (en algunos niños incluso hasta lo 2 años y medio). Por tanto también se entiende que le cueste tragar algunos trozos, por pequeños que sean.
  • No le gusta la mezcla: A veces el problema no son los trozos en sí, sino que están mezclados junto a su puré de siempre. Son muchos cambios para él y aceptar a esos trocitos en su rico puré es un proceso difícil, dale tiempo y verás cómo los termina aceptando.

Sigue estos cuatro consejos para ayudarle a aceptar ese nuevo cambio:

1. En un mismo plato pon el puré y los trozos por separado.

2. Los trozos son algo nuevo por decubrir, déjale que los coja con las manos si lo desea para que se familiarice con ellos, será mejor que si le obligas a comer algo que no sabe lo que es.

3. No hagas dos cambios de una vez, deja trozos solo de un alimento y no lo mezcles con su comida favorita.

4. Dale tiempo, si algún día se niega déjalo e inténtalo otro día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *