Bebe con síndrome de Down

Ya en un post anterior hablamos de las características diferenciales de un niño con Síndrome de Down, y ahora en este post quería aprovecharlo para hablar de lo especial de estos niños, quienes nos enseñan el lado más humano de las personas que le rodean, nos enseñan su coraje, su humanidad, su entrega sin obtener nada a cambio, su perseverancia, su lucha por salir adelante… Son muchas las inquietudes que te surgen, a vosotros como padres, a su familia y sus amigos cuando se encuentran con un niño con Síndrome de Down, pero recuerda que lo que te llenará de orgullo como padre, será criar a tu hijo y llenarlo de vida, de alegría… Son niños iguales que los demás, pero especiales con otros ojos, son capaces de entender, de sentir, de ser, de reír, de llorar, pueden que sean más lentos que los demás pero luchan por conseguirlo, son más torpes pero su perseverancia les hace distinto del resto con diferencia, pero lo que más les diferencia, es el amor que trasmiten y que reciben, y razón no les falta.

Los niños con Síndrome de Down tienen unas características comunes así como el rostro plano, ojos rasgados, orejas pequeñas y una boca más grande. Suelen tener un tono muscular deficiente, pareciendo más débiles aunque con el tiempo esto suele mejorar. Los niños con este síndrome suelen gatear, andar, con mucho más retraso que los demás y sentarse y correr con más dificultades que otros niños.

Existen numerosas asociaciones donde puedes hacer apoyo tanto para ti como padre como para tu bebé, acude a ellos, te vendrá bien.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *