Beber agua: una práctica saludable para prevenir la deshidratación

Beber agua

Teniendo en cuenta el calor que ya estamos sufriendo, es muy importante que centremos la atención en hidratar correctamente a los niños, porque un aporte insuficiente de líquidos afecta al estado de ánimo, la atención y el rendimiento físico. Además de que es muy arriesgado que un niño no beba lo suficiente en verano, pues en caso de temperaturas extremas, se asocia a la aparición de calambres, e incluso al llamado ‘golpe de calor’.

El agua es un nutriente esencial, y cumple unas funciones muy importantes para el organismo ya que nos ayuda a regular la temperatura corporal, eliminar toxinas y productos de desecho. También facilita el transporte de nutrientes, y previene el estreñimiento, entre otros beneficios. Más abajo te lo recordaré, pero vaya por delante que no hay ninguna bebida que supere como tal al agua, ni siquiera los zumos naturales.

Como he comentado, no podemos descuidar el aporte de líquidos para rehidratar: los peques se mueven mucho y sudan (incluso cuando están nadando)

Resulta que comparando el cuerpo de un niño con el de un adulto, el agua corporal, supone más porcentaje de peso corporal, por eso su falta se nota rápidamente. Además de su contribución a las funciones que ya se han mencionado, previene dolores articulares y afecciones respiratorias.

El agua siempre encima

Esta es la mejor forma de asegurarnos que los niños podrán hidratarse, además les estamos dando un buen ejemplo para cuando sean grandes y salgan de casa sin nosotros. Agua en la mochila del cole y en la bandolera de papá, también para llevar a la playa o las excursiones, e incluso en el bolso para cuando vayamos a dar un paseo o al parque. Además de llevarla encima, es conveniente preguntarles continuamente si tienen sed, ya que pueden despistarse jugando, y no prestar atención a sus propias necesidades.

Beber Agua

¿Mejor que los zumos?

Sin duda alguna: mejor que los envasados porque no tiene azúcar (incluso los que pretenden ser ‘sin azúcar añadido’, llevan extractos de frutas muy dulces), mejor que los naturales porque tienes una opción que los supera, hablo de la fruta natural. Y por supuesto, como bebida hidratante, y en una situación que no requiera aporta extra de minerales, también es mejor que bebidas isotónicas. Para acompañar tentempiés y meriendas, el agua sigue siendo mejor elección que refrescos o batidos. Excepto (claro está), si hablamos de lactantes con lactancia materna en exclusiva de entre 0 y 6 meses, que tienen asegurada la hidratación, siempre que mamen ‘a demanda’.

A continuación, un cuadro elaborado por el Observatorio Hidratación y Salud (OHS), sobre las necesidades diarias de agua para los niños.

Beber Agua

Para beber agua: en cualquier momento, y en cualquier estación del año, pero sobre todo en verano. Y no te lo he dicho antes, pero tú debes darles ejemplo.


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *