Bebés celiacos

La enfermedad celíaca es una enfermedad de dolencia digestiva, que daña el intestino delgado, tienen intolerancia al gluten que se encuentra en el trigo, centeno, cebada, malta y avena. La padecen muchos niños aunque a veces no sepamos que realmente la sufren. No está diagnosticada en el 90% de la población de quienes lo padecen, por lo que sólo afecta a un 1% de la población infantil.

Los médicos de Atención Primaria son los primeros en diagnosticar o determinar si el bebé padece o no la alergia al gluten; una de las pruebas más comunes donde los médicos suelen recurrir es a la analítica de sangre y si en ésta no aparecen los anticuerpos que deben presentar la sintomatología del celíaco, se le practica un pequeño estudio certero, a través de una biopsia en el intestino, aquí ya no hay duda si el niño es celíaco o no. Si el niño es menor de 2 años, esta prueba tendrán que repetírsela a los 6 años para reconfirmar el diagnostico anterior.

Si tu bebé padece alguno de estos síntomas incesablemente acude a tu pediatra para tomar medidas, como: diarrea crónica, anemia, irritabilidad o tristeza, distensión abdominal, flatulencia, fatiga, pérdida de peso, no llegando a desarrollarse como se espera o apetito, así como también si algún familiar tuyo ha padecido la enfermedad celíaca. Tras el diagnóstico y una controlada y estricta dieta, los síntomas desaparecen y el niño podrá llevar una vida de lo más normal siempre y cuando los alimentos que ingiera no lleven gluten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *