El silencio en torno a los bebés que nacen muertos: la realidad que debe ser visibilizada

Estudio The Lancet Bebés que nacen muertos2

Cada año nacen 2,6 millones de bebés muertos en todo el mundo, así lo afirma un informe que publicó ayer The Lancet, titulada ‘The Ending Preventable Stillbirth’. Los autores del trabajo consideran que la mitad de todas esas muertes ocurren en el parto (se consideran por lo tanto, muertes perinatales); y se evitarían mejorando la atención a las madres, quienes en muchos lugares del mundo carecen incluso de cuidados adecuados durante la gestación.

Piénsalo detenidamente: 1,3 millones de bebés que mueren cuando se abren paso a la vida; debería ser un tema candente a nivel global, y provocar preocupación no sólo en los países en los que las tasas son más altas. Es escandaloso y así debe ser percibido, de lo contrario puede que no se consigan avances.

El 98 por ciento de estos fallecimientos están sucediendo en países de ingresos bajos y medianos: Pakistán (con 43,1 bebés muertos por 1000 nacidos) y Nigeria encabezan el ránking. Repito: es escandaloso; y más aún saber que pasarán más de 160 años (se habrán muerto hasta mis biznietos, aunque tengan una vida larga) para que una mujer africana tenga las mismas oportunidades de que sus hijos nazcan con vida, respecto de otras que viven en países de altos ingresos.

El lugar en dónde se nace: garantía de seguir vivo tras el parto (o no).

Nuestro mundo es desigual, pero estamos aquí en nuestro rinconcito llamado sociedad occidental, y … ‘ojos que no ven corazón que no siente’. Mientras en Islandia la tasa de bebés muertos al nacer es de un 1,3, y en Holanda progresan en la reducción un 6,8 por ciento al año, existen diez países que acumulan 2 tercios del total de muertes.

Según el informe si algunas infecciones de las madres fueran tratadas, estos bebés no morirían al nacer; también hay factores asociados a los hábitos de vida (en países de ingresos altos), y afecciones como la preeclapsia y la eclampsia que justifican diferentes porcentajes de estos decesos. La edad de la madre (más de 35 años) influye en un 6,7 %.

La disminución de la tasa es muy lenta en el África subsahariana

Estudio The Lancet Bebés que nacen muertos

El duelo tras la muerte.

¿Cómo encajar que te has estado preparando para dar vida, y obtienes a cambio la muerte? Casi la mitad de padres en países de altos ingresos han sentido que el entorno tiene prisa para que olviden al bebé muerto, como si fuera un trozo de carne sin más significado. El estado emocional en el que la familia se ve sumida ocasiona costos sociales a los gobiernos, pero eso no es lo más importante.

Trastornos psicológicos como depresión y aislamiento, son frecuentes en estos casos; y también aumenta la posibilidad de que a familia se desintegre

The Lancet ha publicado simultáneamente varios estudios que podéis leer aquí, y ha empezado a difundir su campaña “The silence around stillbirth is unspeakable” para concienciar sobre la necesidad de una movilización científica, política y social.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *