BedBox: para que los niños pequeños puedan dormir cómodamente en avión

Las familias con niños son a día de hoy un objetivo importante para empresas de productos / servicios destinados a las vacaciones, a viajar. Hace 30 años coger un avión no era frecuente, y tampoco había todas las líneas aéreas de la actualidad, viajando hasta tantos destinos turísticos; viajábamos, sí, pero en coche y a la casa del pueblo o a pasar quince días en una playa mediterránea. Sabemos que muchos de vosotros ya pensáis en las vacaciones de Semana Santa, incluso en el verano…

Y por eso nos encanta hablaros de BedBox®, una maleta que también hace las veces de camita o cómodo asiento. ¿Cómo es eso? pues veréis, está diseñada para que en cuanto el avión ha despegado, y se desactiva la señal luminosa de cinturones. la maleta se pueda vaciar y abrir. Después solo hay que recolocar la tapa para poder desenrollar el colchón y formar una pequeña camita (suficiente para que un niño de hasta 5 o 6 años pueda descansar). Permite a niños algo mayores tener las piernas apoyadas durante el vuelo (hasta 7 años).

BedBox tiene un volumen de 20 litros, así que el niño puede llevar ahí juguetes u otros pequeños objetos. También está equipada con ruedas que maniobran muy bien, lo que permite que los peques puedan desplazarse por la terminal del aeropuerto, empujándose con los pies, pero mucho cuidado, porque los niños muy pequeños (hasta 3 años) no tienen mucha estabilidad y podrían caerse al suelo. El colchón es lavable. Su tamaño es equiparable al equipaje de mano; y su peso es de 3 kilos.

Esta ingeniosa maleta ha sido diseñada por un ingeniero aeronáutico que también fue piloto; ha pasado varios años ideando la BedBox, junto a su mujer.

Eso sí, el precio es para pensárselo un poco: 159 euros, desde luego yo animaría a probar si viajáis en familia (y en avión) con cierta frecuencia, para 2 o 3 veces (o 4) creo que no vale la pena. Las restricciones (además del precio) más importantes que he observado son: no dejar sentarse ni subirse encima a niños que pesen más de 35 kilos, usar solo durante el vuelo (exceptuando si hay turbulencias) y siempre la cabecita debe estar sobre el asiento de avión en el que se coloca la cama.

Más información — Jet Kids


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *