Beneficios de la terapia familiar: cuándo pedir ayudar

Cómo ayudar a mis hijos adolescentes a que sean voluntarios

La familia suele ser lo más importante para muchas personas y es sin lugar a duda el nexo de unión de muchas de ellas. En general, en la familia las relaciones son sanas y no suelen haber demasiados problemas. Sin embargo hay ocasiones en las que surgen una serie de disputas y enfrentamientos que hay que atajar lo más pronto posible. Una de esas posibles soluciones suele consistir en acudir a una terapia familiar. El problema de dicho término es que la sociedad de hoy en día lo asocia con problemas familiares bastante graves cuando eso no es así.

La terapia familiar puede ser una maravillosa solución para mejorar la comunicación entre los diferentes integrantes de una familia y conseguir ciertas rencillas entre los mismos. Las relaciones familiares son mucho más importantes de lo que la gente pueda llegar a creer en un principio y es que una familia unida es sinónimo de bienestar general y felicidad de todos sus integrantes.

Cuándo es necesario hacer terapia familiar

La terapia familiar debe ser impartida o dirigida por un psicólogo, un asistente social o un terapeuta acreditado. Esta clase de terapias suelen durar poco tiempo y pueden involucrar a todos los miembros de la familia o solo a aquellos que quieren solucionar los problemas. Para que la terapia familiar sea realmente eficaz, los miembros de la familia que vayan deben querer solucionar dichos problemas. Acto seguido te explicamos cuándo es conveniente el hacer terapia familiar:

  • En el caso de que existan relaciones conflictivas dentro del núcleo familiar, ya sea entre la pareja o entre los hijos. En estos casos los problemas suelen hacer referencia al matrimonio, a la economía o la relación entre padres e hijos.
  • Cuando algunos de los miembros presente algún tipo de enfermedad mental o adicción. Aparte de la terapia familiar, se suele requerir un tratamiento para que dicha persona pueda llegar a rehabilitarse.

motivar joven

  • Cuando un miembro de la familia o toda entera fue testigo o llegó a experimentar un hecho traumático como puede ser el caso de un accidente de coche.
  • En el caso de que algún miembro de la familia haya fallecido.
  • El estrés o la ansiedad de algunos miembros de la familia, suele ser otras de las causas por las que se puede acudir a una terapia familiar.

Como has podido ver, hay muchas ocasiones en las que es necesario hacer terapia familiar y poner solución a los diferente problemas que puedan darse en dicho núcleo familiar.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.