Beneficios de practicar el piel con piel tras nacer el bebé

Cuando un bebé llega al mundo lo único que necesita es a su madre, su padre, sus abuelos, sus tíos y muchísima gente deseará conocerlo y quererlo. Pero la realidad es, que un recién nacido a la única persona que necesita durante esos momentos es a su madre. El piel con piel es una práctica legendaria, que por desgracia se había perdido con la mecanización de los partos, el uso de instrumental y los cambios a la hora de dar a luz.

Afortunadamente, en los últimos años se ha recuperado el parto natural, el utilizar cada vez menos instrumental quirúrgico y medicación en casos muchas veces, innecesarios. Estamos ante una ola de lo que se conoce como parto respetado, donde se respeta la naturaleza propia del nacimiento, los tiempos que marca el cuerpo de la madre y el propio bebé, que es el que marca el tiempo de su nacimiento.

Por supuesto, siempre hablando de los casos en los que el parto transcurra de forma natural, dejar a la naturaleza que siga su curso es lo más inteligente. El piel con piel es una de esas prácticas que se habían perdido a causa de los nuevos procesos de parto. No obstante, gracias a los descubrimientos en cuanto a los numerosos beneficios que aporta el piel con piel al bebé, cada vez en más partos se ha recuperado esta práctica.

Qué es el piel con piel

La unión piel con piel consiste simplemente en dejar al bebé sobre el abdomen de la madre durante al menos, las dos horas siguientes a su nacimiento. La propia naturaleza humana determina que ese es el mejor lugar para el recién nacido, el pecho de una parturienta tiene una temperatura más elevada, perfecta para que el bebé logre estabilizar su propia temperatura corporal sin necesidad de lámparas específicas.

Este es solo uno de los muchos beneficios del piel con piel, pero además tienes otros muchos más como los siguientes:

  • El piel con piel ayuda a establecer una lactancia materna satisfactoria. El ser humano es puro instinto, el recién nacido es capaz de reptar por el vientre de su madre hasta llegar a su pecho. El bebé reconoce el olor de su madre, de forma que buscará alimentarse y podrá recibir el calostro. Además, las patadas que el bebé produce sobre el vientre de la madre, provocan que el útero se contraiga y a través de esas contracciones se reduce el riesgo de sufrir hemorragias.
  • El calor de la madre ayudará a que el recién nacido regule tanto su temperatura corporal, como su ritmo cardíaco y mejorar su frecuencia respiratoria.
  • Además, el piel con piel ayuda al recién nacido a tomar un contacto con el medio que lo rodea de forma más natural, ayudando a relajar su estrés y mejorar la ansiedad del nacimiento.
  • Se establece el vínculo afectivo entre el recién nacido y la madre, durante las dos horas siguientes al nacimiento, el bebé vive el periodo sensitivo. El pequeño vive esos primeros momentos de su vida bajo un estado de alerta, donde sus sentidos se agudizan. A lo largo de ese periodo el bebé busca a su madre, es capaz de encontrar su mirada, incluso de mover la cabeza, el contacto con la madre ayuda a que el bebé se encuentre seguro. Comienza en este momento la unión entre madre e hijo.

Practicar el piel con piel, también conocido como el método canguro conlleva grandes beneficios tanto físicos como emocionales, para el bebé y para la reciente madre. De hecho esta práctica está recomendada por la Organización Mundial de la Salud, y cada vez más especialistas fomentan este método tras el parto. De hecho, si el parto no es vaginal y la madre necesita intervención quirúrgica, como en el caso de una cesárea, se recomienda que el piel con piel se practique con el padre.

Cuando una persona se convierte en madre o en padre, de forma natural nace el instinto de protección hacia esa criatura. Y esa pequeña persona, en el momento de nacer solo reconoce el olor, el latido del corazón y la voz de su madre.


Categorías

El bebé, Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.