Beneficios de incluir las algas en la dieta familiar

alimentos del mar

En nuestra cultura mediterránea es un poco raro eso de incluir las algas en la dieta familiar, o no, porque ¿qué son las riquísimas ortiguillas sino algas? Pero digamos que este concepto nos resulta ajeno. No obstante incluir algas en nuestra dieta tiene importantes beneficios. Hablamos de incluir, no de sustituir alimentos tradicionales y nutritivos por estas plantas marinas.

Te detallaremos a continuación algunos motivos para animarte a incorporarlas. Tu familia y tu ganaréis en salud y en variedad de sabores, y es que hay más de 10.000 tipos, muchas de ellas aptas para el consumo de los humanos, como las nori, con las que se envuelve el sushi.

Propiedades beneficiosas de las algas

ensalada vengetariana

Entre los diferentes tipo de algas que puedes incorporar en la dieta familiar están las nori, quelpo, wakame, kombu, dulse y variedades de algas azul-verdes, como la espirulina y la chlorella. Casi todas las que te hemos mencionado se encuentran fácilmente, en establecimientos no especializados, y a precios más o menos asequibles.

Las algas aportan importantes beneficios a la dieta familiar. Al criarse en agua salada van absorbiendo los minerales y micronutrientes de estas. Así, en lo que se refiere al hierro y calcio, acumulan mayores niveles, que si lo comparamos con las plantas terrestres. Por ejemplo, si en tu familia hay alguien intolerante a la lactosa, y quieres aportarle calcio, 8 gramos de kombu tiene más calcio que una taza de leche.

Por este mismo principio las algas en la dieta familiar aportan elevadas cantidades de yodo, esencial para el adecuado funcionamiento de la tiroides, responsable del equilibrio del sistema metabólico y hormonal. Pero ¡ojo con esto! Porque hay casos documentados en la bibliografía médica de hipertiroidismo por ingesta habitual de algas.

Incluir algas en la dieta familiar

algas dieta familiar

Te seguimos contando algunas de las propiedades y beneficios de las algas. Ya verás como poco a poco las vas considerando en tu dieta, añadiéndolas a los arroces, sopas, caldos, ensaladas, y cuantas cosas se te ocurran. Además en Internet encontrarás muchas y variadas recetas, aptas para todos los paladares.

Las algas contienen grasas saludables. No sólo no poseen grasas saturadas, sino que incluyen un 5% de grasas insaturadas. Contienen unos niveles de aminoácidos esenciales similares a los de los huevos y legumbres. Son muy ricas en fibra, que regulan las funciones del tracto intestinal y ayudan a evitar el estreñimiento. A esto también contribuye que muchas de ellas se compren desecadas y sea necesario hidratarlas para consumirlas.

Gracias a las algas se depura el organismo. Su contenido en ácido algínico, no digerible, elimina las toxinas que se pueden acumular en el intestino, protegen la flora intestinal. Son muy buenas para mejorar la vista y prevenir enfermedades de visión, porque casi todas tienen un gran contenido en vitamina A.

Cuidados a la hora de abusar de las algas

contaminación marina

Aunque estamos convencidas de los beneficios que tienen las algas en la dieta familiar, queremos hacernos eco, también de algunas precauciones o recomendaciones en cuanto a su consumo. Todas ellas basadas en una excesiva ingesta de las mismas por parte de individuos de culturas que no están preparadas para ello.

El Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos, en un estudio realizado en 2004 detectó en en las algas marrones grandes cantidades de metales pesados como el arsénico. Y algunos organismos han levantado la voz de alarma por su excesivo contenido en yodo. Sin duda, este no es un problema de las algas así, sino de los cambios y contaminación de los océanos.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria consideró ya en 2015 el uso de algas marinas para la alimentación uno de los riesgos a los que se enfrenta Europa. Y diferentes expertos opinan que hay cierto descontrol en su comercialización. En Francia, por ejemplo sí se han establecido regulaciones específicas para el consumo de algas marinas comestibles y productos derivados, y pautas que regulan los valores máximos permitidos de metales pesados en estos vegetales.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.