Biberones sin bisfenol A

Hace un par de meses o así la Unión Europea prohibía la fabricación de biberones con Bisfenol A. ¿Esto que significa? Bueno, los biberones pueden ser de cristal, -los de toda la vida, los de nuestras madres-, o bien de plástico. Pero dentro de los plásticos hay miles de tipos. Y evidentemente para fabricar algo como un biberón donde tiene que ira la leche que toman nuestros hijos, los componentes tienen que ser lo más inocuos posible.

Desde hace años se sabía que los biberones que estaban fabricados con un componente que se llama Bisfenol A, que según la Unión Europea, “pueden tener efectos en el desarrollo, la respuesta inmune o el desarrollo de tumores”. Todas las matronas, desde hace años aconsejaban comprar biberones libres de Bisfenol, -o al menos deberían haberlo hecho-, pero desde junio va a estar prohibido en toda la Unión Europea. Bueno, a efectos prácticos toda esta información práctica viene a resumirse en que si vas a comprar biberones de aquí a junio seguro que te vas a encontrar biberones que todavía no cumplan la legislación. ¿Cómo identificar a los biberones con el famosito bisfenol A? Pues creo que será más fácil buscar y comprar uno que lleve el rotulo de “Bisfenol FREE” o “Libre de bisfenol A”. Hay de muchas marcas, eso ya va en gustos.

Dicho esto, tampoco creo que haya que obsesionarse con los contenidos o los materiales de las cosas que compramos para nuestros hijos, e incluso para nosotros. ¿Quién nos dice que la tacita de plástico que nos han regalado para sus primeras papillas no lleva Bisfenol A? ¿O los platos de esa preciosa vajilla de Winnie The Poo, o cualquier tipo de cubertería, o los muñecos de plásticos que tu hijo seguro que se lleva a la boca? No creo que ponerse paranoico sea lo mejor, -si no, probablemente no comeríamos pollo, cerdo, ternera…-. Hay que preocuparse y andarse con mucho ojo con lo que entra en contacto con nuestros bebés, pero, por favor, siempre dentro de un orden. O cometeremos el error de crear niños-burbuja, con las defensas por los suelos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *