Boca-mano-pie en adultos

Boca-mano-pie en adultos

La enfermedad boca-mano-pie es frecuente localizarla en niños. Es inusual verlo en edad adulta, pero hay personas que pueden padecerla creando casos aislados. La boca-mano pies en adultos tiene las mismas características que las de un niño, una infección viral que detallamos a continuación.

Sus síntomas vienen asociados a diversas manifestaciones con llagas bucales y erupciones. Es una enfermedad que no requiere de tratamiento, pero si hay que seguir una serie de indicaciones para que llegue a ser mucho más leve y poco contagiosa.

¿Qué es la enfermedad boca-mano-pie?

La enfermedad boca-mano-pie es un síndrome clínico producido por una infección viral. Está ocasionada por el grupo de Enterovirus dónde se incluyen el Coxsackievirus A16 y el Enterovirus 71. Una persona que está infectada puede contagiar igualmente:

  • A través de las secreciones de la nariz y la boca, procedentes de la garganta y por medio de la saliva y la mucosidad nasal.
  • Por las heces.
  • Por medio de las heridas, dónde las ampollas que son producidas o las costras pueden ser contagiosas.

Cómo se contagia

Esta enfermedad es altamente contagiosa, siendo muy común en niños menores de cinco años y de forma más esporádica y poco común en personas adultas. Su transmisión tiene un momento álgido durante la primera semana, pero a veces se puede seguir contagiando incluso en las siguientes semanas que haya desaparecido los síntomas.

Boca-mano-pie en adultos

Los adultos pueden observar cómo esta enfermedad se manifiesta con un gran malestar que deriva a fiebre. Este período de incubación puede durar de tres a seis días, dónde habrá falta de apetito y dolor de garganta. Varios días después aparecerán las molestas llagas en la boca y la garganta.

Síntomas que produce la enfermedad boca-mano-pie

Comienza con un malestar generalizado dónde un niño puede tardar días en manifestarlos al no describir lo que le sucede, a no ser que comience con fiebre y las posibles lesiones. Un adulto manifiesta su malestar mucho antes dónde lo asociará con los siguientes signos:

  • Fiebre.
  • Dolor de Garganta.
  • Pérdida de apetito.
  • Una erupción vesicular con lesiones dolorosas y enrojecimiento similar a las ampollas, dónde se manifiestan dentro de la boca: en la lengua, encías y en la cara interna de las mejillas.
  • Erupción cutánea con enrojecimiento que no llega a crear picazón, en la parte de las manos, plantas de los pies y a veces en los glúteos. Estas pápulas eritematosas se pasan a vesículas que después se ulceran.

¿Cuándo hay que consultar al médico?

Esta enfermedad no ofrece molestias muy graves ya que sus síntomas no suelen ser graves. No obstante, se ha de acudir al médico para hacer una exploración y dónde ofrezca los cuidados que hay que adoptar. En algunos casos las llagas y el dolor de garganta suelen ser demasiados molestos y el médico puede ayudar a paliar estas molestias.

Boca-mano-pie en adultos

Cuidados para su propagación

Las personas adultas al cuidado de niños menores y dónde podría existir este tipo de enfermedad, han de crear una serie de cuidados para que no lleguen a ser transmitidos.

  • Hay que tener cuidado con los acercamientos y no tener un contacto cercano, como los abrazos, besos o el compartir algún tipo de cubierto, vaso o taza.
  • Tener cuidado cuando la persona que esté infectada vaya a toser o estornudar.
  • No tocar los objetos y superficies que hayan sigo tocadas por la persona contagiada, no obstante habrá que hacer un lavado de todo ello.
  • Sumo cuidado en el cambio de pañales, ya que dentro de las heces se encuentra la mayor parte de esta infección. Con mucho cuidado hay lavarse las manos y no tocarse los ojos, nariz o boca.

Las prevenciones más características han de estar relacionadas con la higiene. Hay que lavarse las manos con mucha frecuencia y minuciosamente, también pueden emplearse algunas toallitas o geles que contengan alcohol. Limpia bien todas las superficies, empleando agua y jabón y si puede ser, el uso de lejía y agua. Hay que crear estos hábitos de higiene para que las personas que los rodean no lleguen a contagiarse.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.