Body inteligente para detectar cardiopatías de de forma precoz en los bebés

Body inteligente para detectar cardiopatías de de forma precoz en los bebés

El Hospital General de Valencia y la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado un dispositivo que puede prevenir de la sepsis o problemas congénitos y detectar de forma precoz anomalías en el corazón de los bebés recién nacidos. Se trata de un body inteligente que está dotado con unos sensores que transmiten y analizan las señales fisiológicas del recién nacido.

Este body inteligente está desarrollado por PediTec, la unidad de investigación tecnológica en pediatría integrada por el Hospital General de Valencia y la Universidad Politécnica de Valencia. La prenda está elaborada con un tejido hipoalergénico sin costuras que integra unos sensores que permiten la transmisión y almacenamiento de las señales fisiológicas de los recién nacidos. Aunque está en desarrollo, este body podría ser un producto final de innovación que se podría aplicar de forma universal.

Las señales captadas por los sensores incorporaros al body son enviadas de manera inalámbrica a un ordenador que posee un software desarrollado por PediTec. Este software se ocupa de interpretar estas señales, de forma que puede detectar de manera precoz enfermedades tales como cardiopatías congénitas y sepsis. Se trata de unas patologías que, aunque no son muy frecuentes, sí que pueden tener consecuencias a corto y medio plazo importantes, dejar secuelas o incluso causar la muerte.

Aunque por ahora aún está desarrollándose “sí que podría ser un producto final de innovación que se aplicara de forma universal”, señala Empar Lurbe, jefa de Pediatría del Hospital General de Valencia, quien también asegura que el conocimiento obtenido podrá utilizarse para que esta telemonitorización no invasiva pueda servir en el futuro para la detección de otras enfermedades como la muerte súbita. La pediatra afirma en este sentido que  “es un camino que hemos empezado y que nos queda mucho por andar”.

Por su parte, el catedrático e investigador del Grupo de Bioelectrónica (GBio-e)-I3BH de la UPV, Javier Saiz, explica que por el momento, esta monotorización se aplica durante 40 minutos, lo que permite recoger una “gran información” ya que se almacena latido a latido que luego hay que procesar. En este sentido, ha matizado que aún están detectado los cambios cardíacos entre el primer y el cuarto día del nacimiento a medida que el corazón va madurando. De este modo, las primeras investigaciones apuntan que para detectar la sepsis con 40 minutos a las 24 horas del nacimiento es suficiente.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *