Botellas sensoriales para niños: puedes hacerlas tú misma

¿Alguna vez habéis visto botellas sensoriales? Si es así seguro que os ha llamado mucho la atención sus colores y la diversidad de sus materiales.

Las botellas sensoriales son un recurso ideal para despertar la curiosidad de los más pequeños y estimular sus sentidos, especialmente la vista y el oído.

Además son muy fáciles y económicas de hacer, sólo necesitas un poquito de imaginación. Los bebés estarán encantados con ellas y los más mayores pueden ayudarte a prepararlas. Seguro que pasaréis un rato muy entretenido y divertido.

Qué beneficios aporta el juego con botellas sensoriales

  • Desarrollo de la motricidad fina al coger las botellas.
  • Potenciación del lenguaje. Podemos hablar de lo que hay dentro de las botellas, imaginar historias, explicar cosas, etc.
  • Desarrollo social. A los niños les encanta compartir el material de experimentación  y sus descubrimientos.
  • Educación visual. Aprenderán a buscar cosas dentro de las botellas.
  • Educación auditiva. Aprenden a escuchar diferentes tipos de sonidos.
  • Desarrollo de la atención y la concentración.

Cómo puedo hacer mis propias botellas sensoriales

  1. En primer lugar tienes que lavar la botella.
  2. Pon el material dentro. Puedes usar uno, dos, tres o los que quieras pero procura que no quede muy recargado.
  3. Cuando ya lo hayas puesto todo (material, juguetes, líquido) la tapas y sellas el tapón con silicona caliente para que no haya riesgo de abertura.

Lista de posibles materiales

  • Botellas de plástico duras y transparentes (pueden ser recicladas). Podemos usar casi cualquier tamaño de botella. Si son para un bebé te recomiendo las de 200 ml ya que pesan menos y son más fáciles de manejar.
  • Pistola de silicona para sellar los tapones de las botellas. También puedes usar pegamento fuerte. Asegúrate que las botellas están bien selladas.
  • Materiales sólidos para rellenar las botellas. Animalitos de plástico, limpiapipas, botones, clips de colorines, pompones, perlas trasparentes de colores, imanes, conchas, canicas, perlas para plancha, gomas elásticas de colores, legumbres, arroz o pasta (se pueden teñir de colores), semillas, arena y un larguísimo etcétera. Como ves las posibilidades son infinitas.
  • Líquidos: agua, cola transparente, sirope de maíz, aceite corporal de bebé, jabón líquido, glicerina, alcohol, etc.
  • Para decorar y teñir puedes usar purpurina, confeti metálico y colorantes alimentarios. Para teñir el aceite lo mejor son los colorantes alimentarios liposolubles.

Como hacer botellas sensoriales para la estimulación visual

  • Líquidos de densidades diferentes. Pon agua teñida con colorante de un color en las botellas hasta la mitad. Mezcla el aceite corporal para bebés con el colorante liposoluble de otro color diferente. Añádelo a la botella y listo. Al mover las botellas se mezclaran los colores y aparecerá uno nuevo. Unos minutos después se volverán a separar los dos colores como por arte de magia.
  • Brillando en la oscuridad. Usa figuritas fosforescentes y rellena la botella con agua. Seguro que tu hijo quiere estar todo el rato a oscuras para observar como brilla. ¡Éxito asegurado!
  • Jugar con burbujas. Rellena la botella con agua, tíñela con colorante alimentario y añade un poco de detergente para la creación de burbujas y espuma.
  • El mar en una botella. Llena un tercio de la botella con agua, añade colorante azul y rellena el resto con aceite para bebés. Puedes añadir conchas y peces o figuritas de animalitos marinos.

Botellas sensoriales para la estimulación auditiva

Rellena las botellas con objetos que producen ruido cuando se sacuden y las botellas se trasformaran en unas maracas que harán las delicias de tu hijo.

Botellas sensoriales para la estimulación olfativa

Para estas botellas tienes que hacer pequeños agujeritos en el tapón y usar materiales con aromas para que tu hijo juegue a descubrir los diferentes olores. Puedes usar café, algodón impregnado de colonia, limón, mandarina, tomillo, lavanda, etc.

Botellas temáticas

Las cuatro estaciones. Puedes hacer una botella para cada estación.

  • Primavera. Rellena la botella con semillas de plantas, flores secas, comida de pájaro y hojas pequeñas.
  • Verano. Usa perejil seco, figuritas de abejas y mariposas, pétalos de flores de plástico y flores de lavanda seca.
  • Otoño. Tiñe la pasta de color verde, amarillo y rojo. Añade piñas pequeñas, hojas secas, bellotas o frutos típicos de esta estación.
  • Invierno. Rellena con arroz, purpurina, pompones blancos y rojos y figuritas de motivos navideños hechos con goma eva.


Categorías

Aprendizaje

Montse Armengol

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.