Bromas pesadas: enseña a tus hijos a detectarlas y que no les afecte

enfermedades mentales

Es bastante normal el ver a los niños reírse y sonreír de una manera habitual. Sin embargo, su humor es mucho más sencillo que el de los adultos por lo que no entienden el concepto de bromas. Al principio, los bebés se ríen por el simple hecho de imitar a sus padres. Al ser tan pequeños y no tener la suficiente edad no se ríen por que encuentren algo divertido.

Con el paso de los años ya encuentran sentido al humor y a la risa y ya son capaces de aceptar o no las bromas hechas por los adultos. En el caso de la conocidas como bromas pesadas, los niños no la suelen aceptar demasiado bien, provocándoles un gran malestar y un buen enfado.

Los daños de las bromas pesadas en los niños

El peligro de las bromas pesadas en los niños es que no saben distinguir lo que es mentira de la propia realidad. En muchos casos creen que la broma es algo que puede ocurrir de verdad y ello les genera una gran angustia. Hay bromas pesadas que no se suelen olvidar de pequeño y acompañan a la persona hasta la edad adulta. Un ejemplo de broma pesada puede consistir en el hecho de decirle que el hombre del saco ha venido por su padre y se lo ha llevado para siempre.

Los pequeños pueden pensar que ello puede suceder de verdad, lo que les va a generar problemas a nivel emocional. Es tan grave que los niños ante el hecho de no ver más a su padre, pueden sufrir problemas de ansiedad y de angustia. Es por ello que no es para nada aconsejable el gastar a los más pequeños de la casa bromas pesadas. Hay padres y familiares que suelen gastar este tipo de bromas a los pequeños, sin pensar en ningún momento en las consecuencias que pueden llegar a generar.

Otra de las consecuencias negativas de las bromas pesadas en los niños, consiste en generar una fuerte sensación de culpa en los pequeños. En la infancia, todo gira alrededor de los niños por lo que no es nada raro que el pequeño llegue a pensar que es culpa suya el hecho de que alguien se ha podido llevar a su padre para siempre. La culpa está presente en todo momento con todo lo que ello conlleva para el pequeño. Los profesionales en el tema aconsejan en todo momento el obligar al adulto a dejar de hacer bromas pesadas a los niños, sobretodo hasta que no alcance una edad en la que sepa diferenciar la verdad de la mentira.

Enseñar a los niños a hacer preguntas incómodass

El respeto hacia los niños

Los niños merecen que se les respete al igual que ocurre en el caso de los adultos. No es para nada justificable el hecho de que sean niños a la hora de gastarle bromas pesadas. En un principio la broma puede llegar a resultar graciosa, pero el niño puede llegar a pasarlo realmente mal. Los padres y personas cercanas deben pensar en todo momento que el aspecto emocional del pequeño puede verse dañado gravemente al igual que puede ocurrir con sus sentimientos.

Los adultos deben en todo momento ser respetuosos con los niños y ayudarles a que puedan crecer y desarrollarse de una manera sana a nivel emocional. Hay otras maneras y formas de hacer que se rían y que disfruten sin tener que hacerles daños con las citadas bromas pesadas. La comunicación con el niño es esencial y no se debe llevar a cabo con gastarles dichas bromas de tan mal gusto.

En definitiva, las bromas pesadas no suelen gustar ni a los niños ni a los adultos. En el caso de los más pequeños, dichas bromas pueden llegar a acarrearles serios problemas a nivel emocional y mental. Hay adultos que no se percatan de tales consecuencias que pueden llegar a ser realmente serias y a tener en cuenta, incluso a largo plazo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.