Necesidad de una buena salud mental en niños y adolescentes

El día 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Este tema ha sido tabú en nuestra cultura, sobre todo tratándose de niños y adolescentes, sin embrago las cosas están cambiando y poco a poco se entiende como que en algún momento de nuestras vidas, podemos padecer trastornos mentales.

Lo curioso es que en España no existe una especialidad de psiquiatría de Salud Mental Infantil, pero sí hay una Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente (AEPNYA) y una Asociación de Científicos de Salud Mental del Niño y Adolescente de la Fundación Alicia Koplowitz. Así que si tu hijo o hija no está completamente desprotegido.

Necesidad de una especialización de Salud Mental Infantil

La jefa de la sección de Psiquiatría del Niño y el Adolescentes del Hospital Gregorio Marañon, Dolores Moreno, en una entrevista en el diario ABC habla de la necesidad de que exista una especialidad de Psiquiatría Infantil en España.

Esta especialidad sí existe en otros países desarrollados. Lo importante es que abarca a un sector de la población muy vulnerable y con una prevalencia de enfermedades mentales muy alta. Si hubiera una mejor prevención y tratamiento en edades tempranas, muchas de las enfermedades mentales que hoy afectan a nuestra sociedad, con los gastos médicos que esto implica, tendrían una reducción importante. Según los datos entre el 50 y el 80% de las enfermedades mentales se inician en la infancia.

En la fundación Alicia Koplowitz, enfatizan la importancia de la salud mental en niños y adolescentes porque las consultas aumentan rápidamente a partir de los 5 años, cuando se entrelazan con la actividad escolar y su desarrollo educativo. Si percibes que el niño presenta dificultades en el colegio, en la interacción social, o notas que algún problema físico está interaccionando con su estado emocional podría ser una señal de alerta.

El papel de la familia en la salud mental

salir de excursión en familia

Es evidente que no se puede tratar a los niños, y los cuadros que estos manifiesten sin tratar los padres, a veces los abuelos y hermanos, sin hablar con sus profesores, e incluso consultar con el pediatra o médico general. Muchos padres no aceptan esta implicación. Cuando llevan a su hijo o hija a consulta sólo buscan que lo tranquilicen, sin tratar la cuestión de fondo.

Por supuesto en nuestra sociedad existen los prejuicios sobre interacciones patológicas o que haya actitudes paternas que hacen que el niño se angustie. A veces el niño es el síntoma de la patología familiar. Y es que el contexto en el que el niño se desarrolla tiene efectos determinantes en su desarrollo.

Los casos más frecuentes de trastornos mentales diagnosticados son trastornos del neurodesarrollo, que incluyen trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), autismo (en concreto en este artículo tienes más información sobre él). Otros son trastornos de ansiedad, obsesivo compulsivo, ansiedad social, estrés postraumático y el mutismo selectivo; o trastornos del comportamiento disruptivo. Más detenidamente queremos tratar el tema de los trastornos en la alimentación y por el consumo de drogas, que afecta más a los adolescentes.

Trastornos en la alimentación y por el consumo de drogas

Salud mental en adolescentes

Una sociedad demasiado centrada en la imagen está provocando que durante la adolescencia, pero cada vez con más frecuencia en la niñez se produzcan trastornos en la alimentación que incluyen emociones y actitudes intensas. Hablamos de comportamientos inusuales relacionados con el peso o la comida. Los primeros indicios de preocupación corporal que tiene un niño y niña es a los 7 u 8 años, y comienzan a realizar ciertas conductas de dietas inadecuadas y descontroladas entre los 8 y los 11 años.

Las drogas y el alcohol en sí mismos favorecen las dependencias. Los menores empiezan a probar fumar y a beber cada vez más jóvenes. Una sola calada ya implica una alta posibilidad de dependencia psicológica de la niocotina, porque se trata de personas inmaduras. Al adolescente que no se involucra en estas tendencia, de fumar o beber, lo tildan de raro, y puede sentirse apartado del grupo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.