Bulimia en adolescentes

Adolescente bulímica con miedos.

Cuando el joven come compulsivamente, o tiene un “atracón”, suele sentirse culpable y puede tomar la decisión de vomitar para “purgar” su acto.

La bulimia y la anorexia son trastornos de tipo psiquiátrico que afectan al modo de alimentarse. Estos problemas son bastante habituales en los adolescentes, y los padres deben saber a qué se enfrentan. A continuación vamos a hablar de la bulimia en este colectivo.

Concepto de bulimia

Es difícil no conocer a alguien que haya tenido problemas con la comida. Una persona bulímica come compulsivamente, sin medir cantidades y normalmente alimentos con elevado aporte calórico en azúcares y grasas. Esta ingesta de comida se denomina “atracón”. Se produce normalmente en solitario. Tras estos episodios la persona se siente culpable y es ahí donde puede decidir vomitar voluntariamente, es decir con purga, para eliminar la comida ingerida y no verse gorda. Pero puede también existir bulimia sin vómito, o sin purga.

Es habitual que frente a estos atracones existan días donde la persona no coma o solamente ingiera alimentos de un bajo aporte calórico. Las personas bulímicas tienen una obsesión con verse bien físicamente y gustar al resto del mundo. En ocasiones las personas también recurren a laxantes y hacen un excesivo ejercicio físico para intentar borrar lo que han hecho y verse mejor. El peso no suele ser exagerado en estas personas, o ni siquiera motivo de bajada de peso, sin embargo la mente les juega malas pasadas y llegan a verse diferentes a lo que en realidad son.

El porqué de la bulimia

Generalmente las personas bulímicas son personas muy perfeccionistas e incluso maniáticas, a las que les gusta tener el control en situaciones de su vida. Probablemente haya parcelas que les dañen a nivel emocional y les desestabilicen, con lo que su foco se centra en verse perfectas y con ello, predeciblemente, sentirse más seguras. Es frecuente que la bulimia se produzca más en mujeres, y alrededor de un 4% afecta a adolescentes.

Personas impulsivas, exigentes, vulnerables en algunas áreas personales hacen que busquen en estos comportamientos una vía de escape. Algún tipo de rechazo social, o algún problema familiar o de pareja, pueden resultar aspectos iniciales para el comienzo de este trastorno. Es difícil diagnosticar una bulimia, ya que no se evidencian signos muy llamativos y los adolescentes se esconden inteligentemente y sin hablarlo.

La sociedad y la adolescencia: factores relevantes

Baja autoestimas y autoconcepto en una persona con bulimia.

El adolescente que sufre bulimia puede tener inseguridades y miedos internos que no sabe afrontar, provocados muchas veces por la presión social, con lo que se refugia en la ingesta excesiva de comida.

En la adolescencia se inicia la transición a la adultez, se definen gustos, ideas, estilos… El físico suele ser un referente para el momento de buscar pareja, sentirse a gusto con otros grupos de personas, salir de fiesta, y sobre todo encajar. En esta etapa todo afecta, todo influye y lo hace más intenso, más emocional, y menos llevadero. El adolescente necesita sentirse arropado, comprendido y aceptado, y en muchas ocasiones no lo siente y se nota perdido. La presión social, la baja autoestima, el bajo concepto personal son aspectos para optar por ese camino.

En la actualidad están rompiéndose algunos estereotipos y cánones de belleza instaurados hace años. Incluso la Barbie de siempre deja asomar sus curvas sin tener que esconderse en unas medidas perfectas e ilusorias. Los niños y niñas comienzan a conocer también, gracias a las redes sociales, algunas de las grandes mentiras del cine, moda y televisión. Nadie es mejor, ni debe parecerse o imitar a otro, simplemente ser, y seguramente destacar por ser especial. La persona que ha de ser el jefe de un grupo propio es uno mismo.

Aceptarse y comprender las consecuencias

Las personas deben valorarse por lo que pueden aportar, no por lo que muestren estéticamente a los demás. Tanto la sociedad como los padres deben hablar, escuchar a los adolescentes y jóvenes. Los miedos y las ideas erróneas sobre lo que es importante para ser aceptado deben aclararse. Las consecuencias de la bulimia afectan gravemente a la salud, física (problemas en el esófago y estómago, daños en la boca, pérdida de menstruación…, pudiendo llevar a la muerte) y mentalmente (depresión, ansiedad o intento de suicidio).

Los padres pueden consultar a un profesional en el momento que detecten callosidades en las manos de sus hijos, problemas dentales, aumento de peso, edemas o distensión abdominal. Además resulta frecuente que estos enfermos eviten las comidas familiares dado que se les puede ver el rechazo a los alimentos. La detección precoz es esencial para la cura completa. Será además necesario psicoterapia y terapia en grupo, en ocasiones sustentado por un tratamiento farmacológico.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.