Bullying: cómo actuar si tu hijo lo sufre

Bullying: cómo actuar si tu hijo lo sufre

El bullying se ha convertido en una situación social en la que al menos todos los niños experimentarán en algún momento de su vida. Para que se defina este hecho hay que percatarse de que el niño sufre y es sometido a algún tipo de represión o discriminación por algún compañero del colegio durante un largo período de tiempo. Frente a este tipo de maltrato debemos de saber los padres cómo actuar.

Esta situación es de gran relevancia, ya que un niño no puede estar sufriendo este tipo de reprimendas durante todo un curso escolar. Pueden que este tipo de conductas se manifieste de alguna forma puntual, pero cuando el tiempo se extralimita ningún niño debe de sufrir el bullying. Según una estadística lo padecen casi por igual al 50% tanto niños como niñas y la edad dónde más la sufren es a los 12 años, aunque los casos pueden ser dispares.

¿Cómo detectar el bullying?

Es importante estar atento ante cualquier cambio que se produzca en el comportamiento de tu hijo. Si está sufriendo bullying se notará en su actitud en casa. Por lo general se vuelven más callados e introvertidos, o comienzan a desobedecer o a tener comportamientos más inusuales y contradictorios a las normas.

Aunque cada niño es diferente, quizás este problema le haga exteriorizarlo de otra manera diferente. Comenzarán a tener pesadillas, sufrirá de dolores como de barriga o esté inquieto o estresado. Pondrán siempre excusas por no querer volver al colegio y siempre tendrá problemas cuando ha quedado con amigos ya sea físicamente o virtualmente.

Bullying: cómo actuar si tu hijo lo sufre

Son niños que están sufriendo un maltrato, ya sea físico o psicológico. Quien está acosando lo hará reiteradamente, con insultos, amenazas, chantajes, pegará, robará, incluso difundirá rumores falsos. Su intención será siempre intentar aislar a esa persona porque la observa como alguien indefensa y con inferioridad.

Cómo actuar cuando tu hijo sufre bullying

Ante cualquier indicio, siempre podemos preguntar a nuestro hijo. Si es capaz de contar algo, por muy poco que sea, siempre hay que escucharlo y tomarlo en serio. Seguramente cuente que haya compañeros en su colegio que no se portan bien, o que no son muy amables. Es aquí cuando hay que hacer una valoración para saber si necesitamos pedir ayuda en el centro.

Ante todo, hay que mantener la calma y transmitir tranquilidad al niño, para poder solventar con mayor tranquilidad la solución. Hay que hacerle ver que no ha sido culpa suya y darle seguridad de que no le va a pasar nada por contarlo. Puede creer que por dar a conocer su situación puede empeorar su estado, a si que hay que dar la convicción de que lo que se cuente en el colegio a su tutor será de forma confidencial. Ayúdale a analizar su situación resolviendo todas sus dificultades y de cómo resolverlas. Siempre podemos poner otros ejemplos superados y nunca comparando su forma de ser con la de otros niños u hermanos.

Anímalo a buscar otros amigos que podrían ser una buena compañía, no les dejemos caer en que todo se ha acabado. Hay que animarlo a descubrir si hay niños que le cae bien de clase y que busque la intención de encontrar momentos para estar juntos.

Bullying: cómo actuar si tu hijo lo sufre

Dependiendo de la intranquilidad o la ansiedad de la situación deberemos de pedir ayuda psicológica para poder superar el acoso. Se puede reforzar su miedo subiéndole su autoestima e ilusión apuntándole a alguna actividad extraescolar que le guste mucho y dónde tenga relación con otros niños. No es bueno sobreprotegerlo con una gran protección, ya que puede sentirse avergonzado de la situación, además no le reforzará su autoestima.

Artículo relacionado:
Tipos de bullying que debes conocer

Hay que dejar dentro de lo posible que el chico o chica afronte la situación de forma natural. De buenas a primeras no hay que intentar cambiar de centro con una actitud desafiante y exigente, ya que contaremos con que se pueda volver mucho más introvertido. Cada paso que se dé siempre hay que hacerlo con un futuro de visualización y haciendo que el niño sea partícipe de cada paso que se vaya a dar. Ante todo hay que respetar su decisión.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.