Calmar el cólico del lactante

Muchas mamás primerizas, y quizás las que no lo son tanto, se preocupan demasiado cuando el niño, en sus primeros meses de vida, comienza a sufrir los cólicos de lactante. Esto ocurre porque al comenzar a alimentarse, puede tragar aire, tanto a través de la leche materna como con el biberón y todo ello, le produce esos terribles dolores que muestra con llanto y que nada puede calmarle.

Cuando a nuestro bebé le ocurra esto, no debemos lanzarnos a la desesperada, puede seguir estos consejos y no perder la calma:

-como ya hemos dicho, la calma no se ha de perder, pues si los nervios aumentan, la situación empeora, ya que el niño, nota tu ansiedad y empeoran las molestias

-intenta hacerle eructar, pues el aire es el que le está dañando, para ello, tómalo a brazos , pon su cabecita en tu hombro y dale suaves palmaditas en su espalda

-el agua de anís es un buen calmante para estos dolores. Una suave infusión de esta es muy recomendable. Adminístrasela tibia y con una cucharita, pues así no tragará aire

-los masajes son una buena alternativa. Recuéstalo en la cama o en un lugar en donde se pueda mover con libertad. Déjalo desnudito y unta tus manos con un poco de aceite. Masajea primero por sus muslos y sigue hacia arriba hasta los hombros, pasando por el vientre. Realiza la operación primero en uno y luego en otro, siempre en forma diagonal y haciendo una presión muy ligera para que así pueda liberar los gases. Después realiza el mismo masaje debajo del abdomen y en dirección hacia abajo. Para terminar dale la vuelta y pasa los pulgares por su columna de fuera hacia dentro con tus palmas hacia afuera y siempre en forma horizontal hasta que se crucen


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *