¿Qué tiene que ver el cambio de hora con la conciliación?

conciliacion-greenwich

Ha acabado el primer día tras el cambio de hora otoñal: a las 3 de la madrugada de ayer, los relojes se adelantaron 60 minutos, lo cual nos causará una serie de trastornos durante unos días; amén de una dificultad para organizar el tiempo de ocio de los niños cuando salen de la escuela. Porque claro, no es lo mismo ir al parque cuando aún queda luz, que darles la merienda y casi cuando se ponen a jugar en los toboganes, se enciendan las luces de las farolas.

Seguro que habéis oído por ahí que en realidad no nos corresponde el huso horario que guía estos cambios (el de otoño / una hora menos, y el de primavera / una hora más). Porque España está en el meridiano de Greenwich, como Marruecos, Portugal o Reino Unido. Los motivos por los que aquí se decidió hace más de 70 años, cambiar nuestra hora junto con Alemania, son un poco largos de explicar, pero tenéis que saber que hace 3 años la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, elevó un informe al Gobierno sobre “la racionalización de los horarios, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y la corresponsabilidad”.

qué tiene que ver el cambio de hora con la conciliación

¿Y qué tiene que ver el cambio de hora con la conciliación.

En nuestro caso, y teniendo en cuenta el cambio de otoño, parece claro que choca frontalmente con la convivencia familiar, porque los peques saldrán de la escuela (si tienen jornada partida) a las 16,30 o 17 horas, cuando antes era una hora más. Lo cual significa que al regirse también el organismo por los propios ritmos circadianos, estaremos todos un poco más cansados, y además puede que tengan deberes o alguna extraescolar. ¿Resultado? Los más pequeñitos (primer o segundo curso del segundo ciclo de Educación Infantil), “caerán” dormidos a partir de las 19 horas.

Volvamos a esa Comisión de Igualdad y su petición: se pretendía que el Gobierno realizara un estudio socioeconómico a fin de conocer la incidencia global de un posible cambio de huso horario. Y se hacía basándose en aportaciones de 60 expertos. Una hora más sería un reto complicado de asumir pues es una medica que generaría muchas pequeñas adaptaciones y cambios en nuestras costumbres y nuestra vida; la parte buena es que nos equipararía a Europa y ganaríamos en productividad.

conciliacion-greenwich4

Conciliación no es solo cambiar de hora.

Y ahí es dónde van a parar otros expertos, porque sí, estamos en un huso horario que no nos corresponde, pero también realizamos jornadas laborales más largas, a muchas empresas “les da miedo” el trabajo a distancia, y los horarios no son facilitadores de la conciliación. Por ejemplo: es frecuente que la pausa para comer sea de una, incluso dos horas, sin embargo ¿qué sentido tiene eso si para cualquier persona (con o sin hijos) es mucho mejor regresar pronto a casa que descansar tanto en medio del horario laboral?

Así pues horarios más racionales, jornadas más flexibles, anticipar la hora de desayunar y la de comer, irse a dormir antes… van en beneficio de la salud individual y colectiva, y permite mantener unos mínimos aceptables de vida personal y familiar, que cuando se tienen hijos, personas dependientes, diría yo que incluso cuando se tienen mascotas, o simplemente muchas ganas de tener existencia fuera del trabajo, son muy necesarios.

José María Fernández-Crehuet, en su libro “La conciliación de la vida profesional, familiar y personal” nos cuenta cosas que ya sabemos, aunque quizás no ponemos nombre. Tras analizar 27 indicadores, y comparándolos con países de nuestro entorno, descubrió que fallamos en varias cosas, y curiosamente, no solo puede verse perjudicada nuestra salud, sino la productividad, ¡qué cosas!

Así pues se puede decir que aunque nos situemos en el huso horario de Greenwich, aún nos faltaría camino por recorrer. Son necesarias políticas que piensen en las personas, y sean facilitadoras de la vida familiar.

qué tiene que ver el cambio de hora con la conciliación

Para finalizar, menciono que el informe de la Comisión de Igualdad, incluía otras recomendaciones o sugerencias, además de las mencionadas, y sobre alguna, ya se están empezando a ver cambios, por ejemplo la equiparación de permiso de maternidad y permiso de paternidad, con una proposición no de ley recién aprobada.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *