Cambios físicos en la pubertad

adolescente sonriendo Los cambios físicos en la pubertad son importantes, pero también naturales y saludables. Estos cambios físicos, psicológicos y emocionales son una señal de que los niños y las niñas pasan de la niñez a la edad adulta. En las niñas comienza entorno a los 10 u 11 años, y en los niños a partir de los 11 o 12 años. Pero estas edades son aproximadas, puede adelantarse o retrasarse, depende de la persona. 

Durante la pubertad se producen una serie de cambios físicos, en los que los niños y las niñas crecen en su estatura, en su peso y sus cuerpos se fortalecen. También aparecen cambios importantes en su órganos sexuales, en el cerebro, la piel, el pelo, los dientes y en las glándulas sudoríparas.

¿Cuándo comienza la pubertad?

La pubertad comienza cuando los cambios en el cerebro del niño o de la niña hacen que las hormonas sexuales comiencen a liberarse de las gónadas, que son los ovarios y los testículos. Esto suele ocurrir alrededor de los 10 u 11 años en las niñas, y alrededor de los 11 o 12 años en los niños. Sin embargo, es normal que la pubertad oscile entre una franja mayor. La pubertad en las niñas puede comenzar entre los 8 y los 13 años, y la pubertad en los niños entre los 9 y los 14 años.

No hay forma de saber cuándo comenzará la pubertad de un niño o niña concreto, porque los primeros cambios cerebrales y los niveles hormonales no se pueden ver a simple vista. No obstante, sí se sabe la duración del proceso de la pubertad, que se puede completar entre los 18 meses y los 5 años. Este período tan extenso es completamente normal, por lo que si tu hijo o hija tarda en completar su pubertad unos años, no hay necesidad de alarmarse.

Niñas: Cambios físicos en la pubertad

Vamos a ver los principales cambios físicos que experimentan las niñas durante la pubertad.

Adolescente en cafetería

Entre los 10 – 11 años

El primer signo y más visible que comienza con la pubertad es el desarrollo de los senos. Es normal que el seno izquierdo y el derecho crezcan a velocidades diferentes, por lo que si tu hija está preocupada por esto puedes tranquilizarla. También es normal que sus senos están un poco más sensibles mientras dura su desarrollo. Si tu hija quiere empezar a utilizar un sujetador, un top, o un sujetador deportivo para sentirse más cómoda es el momento ideal para realizar esta primera compra.

También es posible que crezca de manera desproporcionada. Es decir, que algunas partes de su cuerpo como la cabeza, la cara o las manos crezcan más rápido que las extremidades o el torso. En promedio, las niñas crecen entre 5 y 20 centímetros durante la pubertad. Suelen dejar de crecer alrededor de los 16 o 17 años.

La forma de su cuerpo también cambiará. Sus caderas se ensancharán ligeramente para formar su aparato reproductor correctamente. Su vulva y el vello púbico comenzarán a crecer. Este vello púbico se oscurecerá y se volverá más grueso con el tiempo.

Entre los 12 – 14 años

Aproximadamente dos años después de que se hayan desarrollado los senos, aparecen nuevos cambios físicos. Pero estos cambios se pueden demorar hasta cuatros años. El vello comenzará a crecer en sus axilas, afectando a sus glándulas sudoríparas. Este cambio en la sudoración provocará la aparición del temido acné, tanto en niñas como en niños.

Asimismo, su vagina comenzará a segregar una sustancia transparente o blanca. Esta secreción aparece varios meses antes de que comience su primer período, por lo que es un buen momento para prepararla para ese momento. Si esta secreción molesta a tu hija, por vergüenza o incomodidad, puedes sugerirle la utilización de un protector para las braguitas. En cambio, si le pica, le duele o huele mal, habría que llevarla al médico porque posiblemente tenga algún tipo de infección. Sin síntomas alarmantes, esta secreción es totalmente normal.

Niños: Cambios físicos en la pubertad

Vamos a ver los principales cambios físicos que experimentan los niños durante la pubertad.

Adolescente chico

Entre los 11 – 12 años

Sus genitales externos (pene, testículos y escroto) comenzarán a crecer, siendo normal que un testículo crezca más que el otro. Si esto crea alguna inseguridad en tu hijo, puedes asegurarle que probablemente ningún hombre tenga los dos testículos del mismo tamaño. Es normal que sean diferentes. Su vello púbico también comenzará a crecer, y se volverá más oscuro y espeso con el tiempo.

El niño experimentará un crecimiento más acelerado. Crecerá en estatura, y su pecho y sus hombros se ensancharán. Como sucede con las niñas, algunas partes de su cuerpo como la cara, la cabeza y las manos, pueden crecer más rápido que sus extremidades y torso. Esto puede hacer que se vea algo desproporcionado, pero es normal durante la pubertad. En promedio, los niños crecen entre 10 y 30 centímetros, y suelen dejar de crecer entre los 18 y los 20 años de edad.

Es común que los varones tengan un desarrollo mamario menor. Si a tu hijo le preocupa esto, puedes tranquilizarlo no solo porque es algo normal, sino porque desaparece por sí solo con el tiempo. Si no fuera así o el desarrollo mamario fuera muy llamativo, entonces es mejor consultar con el médico.

Entre los 12 – 15 años

Le comienza a aparecer vello en diferentes partes de su cuerpo, como en las axilas, en la cara y por el resto del cuerpo. El vello de las piernas y los brazos se espesará. Si a tu hijo le preocupa no tener demasiado vello durante esta edad, puedes informarle de que el vello corporal masculino se va desarrollando hasta los 20 años, así que si a los 15 años no tiene tanto como sus amigos, a los 20 tendrá más.

Su cuerpo empieza a producir la hormona testosterona, que estimula a los testículos para producir espermatozoides. En este momento, tu hijo puede comenzar a tener erecciones y a eyacular sin ningún motivo. Si le angustia esta situación, puedes hacerle entender que es normal y que normalmente nadie más se da cuenta de lo que le pasa.

Durante estos años también se pronunciará más su laringe, la conocida como “nuez” hará su aparición. Esto hará que su voz se rompa y comience a cambiar, volviéndose más profunda. Si empieza a sufrir altibajos en su voz, solo necesita paciencia porque al final se estabilizará quedándole su voz de adulto perfectamente equilibrada.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.