Candidiasis vaginal: cómo prevenirla y tratarla

Imagen vía infocandidiasis.com

Si sufres picores, irritación o cambios en el flujo vaginal, quizás estés padeciendo una infección por cándidas. La candidiasis vaginal es una infección muy común en las mujeres debido al aumento del hongo candida albicans. Este se encuentra presente en la flora intestinal junto a otros microorganismos. No suele dar problemas, pero si, por alguna circunstancia se rompe el equilibrio de la microbiota, puede proliferar más de la cuenta e invadir tanto mucosas digestivas, como genitales y urinarias, causando la tan molesta candidiasis.

Se calcula que alrededor del 75 % de las mujeres sufren candidiasis alguna vez en la vida y aproximadamente el 50% de estas la sufren de manera recurrente. Pero no te preocupes, si crees que puedes tener una infección por candida, consulta con tu médico, ya que es una infección  fácilmente tratable y cuyas molestias desaparecen al poco de iniciar el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis?

Imagen via Bekiasalud.com

  • Sensación de picazón o ardor intenso en la zona vaginal y vulvar.
  • Enrojecimiento e hinchazón en toda la zona íntima.
  • Dolor o escozor al orinar y/o durante las relaciones sexuales.
  • Flujo espeso blanquecino o amarillento similar al requesón.

Algunas mujeres solo presentan uno o algunos de estos síntomas por lo que, ante cualquier duda, lo recomendable es que acudas a tu médico o ginecólogo para que te diagnostique y te proporcione el tratamiento adecuado.

¿Qué mujeres tienen más riesgo de padecer una candidiasis vaginal?

  • Embarazadas ya que los cambios hormonales pueden alterar el ph vaginal y además el sistema inmune está debilitado.
  • Mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales con elevadas dosis de estrógeno.
  • Menopausia ya que la bajada en los niveles de estrógeno provoca cambios en el ph vaginal y en la composición de la flora vaginal.
  • Medicación con antibióticos o corticosteroides que pueden afectar al equilibrio natural de la flora vaginal.
  • Mujeres con diabetes no controlada ya que los niveles de azúcar en sangre pueden favorecer la proliferación de las cándidas.
  • Higiene excesiva o inadecuada que pueda alterar la flora vaginal.
  • Sistema inmune debilitado tras una enfermedad o por alguna inmunodeficiencia crónica como el VIH.

¿Cómo se diagnostica la candidiasis vaginal?

Tu ginecólogo te hará un examen para detectar si existe irritación, hinchazón y secreción. Además seguramente utilice también un hisopo para tomar una muestra de flujo de tu vagina. Esta muestra será enviada al laboratorio donde será analizada para determinar qué tipo de microorganismo causa la infección.

¿Cómo se trata la candidiasis vaginal?

Imagen vía isdin.com

Normalmente la candidiasis vaginal se trata con antifúngicos orales(comprimidos) o vaginales (óvulos y/o cremas). El médico también puede recomendar el uso de algún antiséptico vaginal. El tratamiento suele durar aproximadamente una semana, dependiendo de la infección y del medicamento prescrito. En mujeres con candidiasis recurrentes, puede ser necesario utilizar tratamientos antifúngicos por periodos más largos.

Cuando ya ha desaparecido la infección puede resultar adecuado utilizar algún probiótico vaginal para ayudar a restaurar la flora y prevenir nuevas recaídas.

Ten en cuenta que, aunque la candidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual, es posible que puedas contagiar la candidiasis a tu pareja durante las relaciones sexuales. En algunos casos la pareja debe recibir tratamiento y siempre utilizar preservativo para evitar que se vuelva a repetir la infección.

¿Cómo puedo prevenir la candidiasis?

Es importante adoptar algunas medidas para evitar que la candidiasis sea recurrente.

  • Mantén tu zona íntima limpia y seca.
  • No utilices duchas vaginales ya que eliminan algunas bacterias beneficiosas presentes en la vagina. Estas bacterias ayudan a mantener a los microorganismos patógenos a raya.
  • Cambia con frecuencia tampones, compresas, salvaslips o copa menstrual.
  • Evita el uso de productos femeninos perfumados.
  • Utiliza ropa interior de algodón. Esta te ayuda a mantenerte seca ya que permite la transpiración.
  • No permanezcas con el bikini o ropa deportiva húmeda. Cambiate lo antes posible.
  • Después de ir al baño límpiate siempre desde adelante hacia atrás.
  • Evita usar ropa interior, pants o pantalones muy ajustados. Estos pueden aumentar el calor corporal y mantener la zona genital húmeda.


Categorías

Salud

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.