Canguro para los niños: cómo elegir correctamente

Elegir canguro

Elegir canguro para los niños puede suponer un importante quebradero de cabeza para todas las familias, especialmente si nunca has contado con los servicios de un canguro o nunca has dejado a tus hijos a cargo de otras personas. Buscar a la persona adecuada para el cuidado de los niños no siempre es fácil, porque hay que tener en cuenta las circunstancias y necesidades concretas de cada caso.

Aspectos como la edad de los niños, las propias necesidades de cada uno, si el niño tiene algún tipo de dificultad e incluso discapacidad, son factores clave a tener en cuenta a la hora de elegir correctamente un canguro. También es importante sentir una buena conexión con el cuidador o cuidadora de tus hijos, aunque no debes dejarte influenciar por ese aspecto, a pesar de ser importante.

Consejos para elegir canguro para los niños

Antes de elegir canguro para los niños, tómate tu tiempo para concretar las cualidades que esa persona debe tener para ser la elegida. También debes tener claro cuáles van a ser las funciones del canguro, porque a la hora de entrevistar a los candidatos, tendrás que especificarlo. Todas las personas que se dedican al cuidado de niños no están dispuestos a realizar algunas tareas, por lo que deben conocer las funciones del puesto de antemano.

Que tenga referencias

Elegir canguro

La experiencia es importante pero no imprescindible, porque todo el mundo se merece una primera oportunidad para demostrar sus capacidades. No obstante, al tratarse de un trabajo relacionado con niños es importante o al menos aconsejable contar con referencias. Si la candidata o el candidato pueden presentar una carta de recomendación, será una buena señal de satisfacción por parte del anterior cliente.

Evaluar la inteligencia emocional

Tener estudios y una cualificación específica es importante, pero al tratarse de un trabajo con niños, no se debe olvidar la inteligencia emocional. ¿Recuerdas esa primera escena en la película Mary Poppins? Una niñera con muy buenas referencias y cualificación profesional, pero sin empatía por los niños, sin simpatía y con una clara nulidad en cuanto a inteligencia emocional.

Si esta persona no va a conectar con tus hijos, no van a confiar en ella y va a ser imposible que se establezca una relación óptima. Porque no consiste en que los niños quieran a su canguro, pero sí que se deben sentir cómodos con la persona que les va a cuidar, una persona ajena a su círculo más cercano.

Unos días de prueba contigo en casa

Antes de elegir de forma definitiva al canguro de los niños, es recomendable realizar una prueba durante unos días contigo en casa. Por una parte, los niños se sentirán más cómodos si estás tú antes de quedarse a solas con alguien que no conocen. Durante esos días podrás comprobar cómo se desenvuelve el o la canguro con los niños, si tiene mano firme pero afectuosa, si conecta con tus hijos y ellos comienzan a confiar en esa persona,

Por otra parte, podrás resolver las posibles dudas relacionadas con el puesto sobre la marcha. Por ejemplo, si el canguro tiene que ayudar a los niños a hacer los deberes, podrás revisar si lo hace de forma correcta o no. Incluso, en otros aspectos más complejos como la comida, las horas de juego o la responsabilidad de la canguro con las labores propias de su puesto de trabajo.

Escucha a tus hijos para saber si la persona elegida es la correcta

Elegir canguro

Habla con tus hijos después de estar con su canguro, ellos serán la mejor referencia que podrás obtener para hacer la mejor elección posible. Si los niños te cuentan lo que han hecho con su canguro y los juegos que han realizado, será una buena señal. En cambio, si por el contrario se quejan, te dicen que es descuidada o que no les tiene en cuenta cuando necesitan algo, puede ser una clara señal de que quizá esa persona no esté preparada para trabajar con tus hijos.

Y si no terminas de decidirte, busca consejo, delega en tus personas de confianza para que se entrevisten con la posible canguro. En muchos casos, la culpabilidad por dejar a los niños al cuidado de otras personas, suele ser un impedimento a la hora de elegir canguro. Recuerda que enseñar a tus hijos a estar con otras personas, también forma parte de su educación y desarrollo emocional.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.