Casada con 11 años y ahora lucha contra el matrimonio infantil

Desgraciadamente en nuestro mundo ocurre. Niñas que no son mujeres se ven obligadas a casarse con hombres adultos, a mantener relaciones sexuales con ellos y a satisfacer sus deseos. En nuestra sociedad las niñas que ves de 11 años van a la escuela, tienen metas, ilusiones y salen con sus amigas. En otras partes del mundo la realidad es bastante diferente y las niñas de 11 años se casan en contra de su voluntad con hombres.

Es desgarrador saber que hay partes del mundo donde se atenta contra la dignidad de las mujeres y también de las niñas. Donde todo vale y el sexo femenino parece que no tiene valor alguno. Cuando en realidad el sexo femenino es el más importante ya que gracias a las mujeres existe la vida en nuestra especie, aunque este es otro tema.

La historia de Sherry Johnson

Sherry Johnson tenía 11 años cuando descubrió de repente que tenía que casarse con un joven de 20 años, en una Iglesia. Fue forzada a hacerlo. Ese chico había abusado de ella y la dejó embarazada (según las investigaciones de las autoridades de bienestar infantil) y sus familias decidieron que la forma más sencilla para evitar un crimen de violación era que se casaran organizando una boda.

Esto ocurrió en Tampa, Florida aunque la boda se celebró en un condado cercano y cuando se hizo la licencia de matrimonio miraron la edad de la joven y nadie se opuso a su edad tan joven. Como era de esperar, el matrimonio no funcionó. En la actualidad se está creando una ley estatal para frenar el matrimonio de menores y acabar con el matrimonio de niños en Estados Unidos. Aunque los niños de 16 años aún pueden casarse en Florida.

El matrimonio infantil parece que es algo que ocurre en otros países menos desarrollados socialmente, pero como ves, también ocurre en lugares como América.

Demasiadas niñas se casan siendo menores

En América del Norte hay demasiados casos de niñas que se casan siendo menores de edad, tanto que resulta hasta alarmante. De hecho, más de 167.000 jóvenes menores de 17 años se casaron en 38 estados entre 2000 y 2010. Esto datos se conocen gracias a una investigación de datos sobre las licencias de matrimonio que están disponibles por un grupo llamado Unchained, que tiene por objeto prohibir el matrimonio infantil. La búsqueda permitió que se descubrieran casos de niñas de 12 años de edad, casadas ​​en Alaska, Luisiana y Carolina del Sur, mientras que otros estados simplemente tenían categorías en sus licencias de ’14 años y más joven’, sin especificar la edad exacta.

Aunque no se tienen datos exactos de todos los estados de Estados Unidos, se piensa que habrían casi 250.000 matrimonios de niños entre 2000 y 2010. Algunos de estos datos provienen de la oficina del censo de Estados Unidos, que dice que por lo menos 57.800 estadounidenses mayores de 15 a 17 reportaron estar en matrimonios en 2014.

Entre los estados con las tasas más altas de matrimonios de niños fueron Arkansas, Idaho y Kentucky. El número de matrimonios de niños ha ido disminuyendo, pero todos los estados de Estados Unidos todavía permiten que las chicas menores de edad se casen, por lo general con el consentimiento de los padres, un juez o ambos. Veintisiete estados ni siquiera se fijan una edad mínima por ley para casarse.

Una gran mayoría de los matrimonios infantiles son de niñas y hombres adultos. Aunque mantener relaciones sexuales entre adultos y menores es ilegal, si están casados se convierte en algo legal… En New Hampshire se cambió la edad legar para casarse de los 13 a los 18 años, aunque aún hay matrimonios que se realizan con menos de 15 años.

En Nueva Jersey se aprobó un proyecto de ley para prohibir los matrimonios entre personas menores de 18 años pero no fue aprobada y se está considerando un proyecto de ley para aumentar la edad hasta los 17, desde el mínimo actual de 14 años.

Existen opositores que no quieren que se aumente la edad con la excusa de que habrán nacimientos fuera del matrimonio… A nivel mundial una niña se casa antes de los 15 años a cada siete segundos, de acuerdo con las estimaciones hechas por Save the Children. Al igual que en África y Asia, las razones para este tipo de matrimonios en los EE.UU son a menudo culturales o religiosos. Las familias estadounidenses siguen en muchos casos una religión cristiana muy conservadora, tradiciones musulmanas o judías… y los jueces a veces sienten que no deben entrometerse en otras culturas.

Sherry Johnson sigue la lucha

Sherry Johnson en la actualidad lucha para que el estado de Florida establezca una edad mínima para casarse ya que en la actualidad no hay ninguna edad mínima. Ella afirma que se casó en una iglesia pentecostal conservadora y que otras niñas de 11 años se casan periódicamente. Afirma que en muchas ocasiones se hace para ocultar violaciones de los ancianos o adultos de la iglesia a las niñas.

Ella misma afirma que fue violada por un ministro y un feligrés siendo niña y que dio a luz  a una hija cuando tenía 10 años, y se casó a los 11 años para que acabase la investigación por violación. Era una niña cuando tuvo que criar a sus hijos, no fue a la escuela y tuvo hasta 9 hijos y su marido la abandonaba periódicamente. Ella se casó sin saber lo que estaba haciendo o pasando. Cuando se es niña no se puede trabajar, ni tener carnet de conducir, ni tener un contrato de alquiler… ¿cómo se puede permitir a una niña casarse tan joven?

Las niñas sienten miedo de oponerse al matrimonio aunque no quieran hacerlo porque creen que es lo que deben hacer. La justicia debería intervenir en nombre de las niñas, las niñas no deben vivir la vida de un adulto, no están preparadas para ello. Además, ¿cómo pueden obligar a niñas a casarse con sus violadores cuando éstos deberían estar en la cárcel?

En España la edad mínima para casarse está en los 16 años y en Europa solo Rumanía y Francia son más estrictos en esto, que solo se pueden casar a partir de los 18 años (la edad mínima más razonable). Se debería acabar con los matrimonios entre niños en todo el mundo.


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *