Castigar a un niño es eficaz si se hace correctamente, según la Asociacion Americana de Psicología

Castigar a un niño es eficaz si se hace correctamente, según la Asociacion Americana de Psicología

En los últimos años han visto la luz muchos libros que predican la eficacia de la crianza positiva y “sin dramas”. Esto crea confusión en muchos padres, especialmente cuando en su entorno se sigue usando el castigo con sus hijos aunque ellos prefieran no hacerlo (empezando por el colegio) o cuando no saben qué hacer para conseguir lo que desean sin amenazas y represalias. En este contexto, en la 123ª  Convención Anual de la Asociación Americana de Psicología los especialistas han explicado que castigar a un niño sí es eficaz, siempre y cuando se haga de la manera correcta. 

Siento que mi siguiente comentario no sea políticamente correcto, pero seguro que para muchos esto no es ninguna novedad. Ahora bien, ¿qué tipo de castigo es el que resulta eficaz en la educación de un niño? Como verás a continuación, los expertos consideran castigo lo que conoce tiempo de espera.  Veamos qué piensan los expertos. 

Disciplina positiva Vs tiempos de espera

En uno de los simposios de la citada convención, el investigador Robert Larzelere,  de la Universidad Estatal de Oklahoma, explicó que las técnicas de disciplina positivas utilizadas por los padres y madres pueden funcionar. Sin embargo, tal y como explica este experto,  los programas de crianza para niños problemáticos respaldados científicamente han encontrado que los tiempos de espera y otros tipos de tácticas asertivas pueden funcionar si son administrados correctamente.

En su presentación, Larzelere dijo que su equipo de investigación entrevistó a 102 madres que proporcionaron descripciones detalladas de cinco ocasiones en las que tuvieron que disciplinar a sus niños cuando daban golpes o pegaban a otros, protestaban, les desafiaban, intentaban negociar o no escuchaban.

Conseguir compromisos era la táctica más eficaz para la mejora inmediata del comportamiento, sin importar el tipo de comportamiento. El razonamiento fue la siguiente respuesta más eficaz cuando las madres estaban reaccionando levemente a comportamientos molestos, como la negociación o las protestas.

Los castigos, como tiempos de espera o quitar algo, fueron más efectivos que el razonamiento cuando se trata de un niño que estaba actuando de forma desafiante. Sin embargo, los castigos eran la táctica menos efectiva ante la negociación y el lloriqueo infantil, y el razonamiento no fue eficaz cuando se utiliza con los niños se mostraban desafiantes o “pegones”.

Pero los efectos a largo plazo revelaron un patrón diferente. Cuando las madres fueron entrevistadas dos meses después, las que ofrecieron compromisos con demasiada frecuencia a los niños que pegaban o daban muchos golpes o actúan de forma desafiante dijeron que sus hijos estaban actuando mal, dijo Larzelere. El razonamiento, sin embargo, fue más eficaz en el tiempo para estos niños, a pesar de que fue la respuesta menos efectiva inmediatamente. Un uso moderado de los tiempos de espera y otros castigos (menos de 16% de las veces) dio lugar a un comportamiento mejorado posteriormente, pero sólo para estos niños desafiantes.

Castigar a un niño es eficaz si se hace correctamente, según la Asociacion Americana de PsicologíaCastigar a un niño es eficaz si se hace correctamente, según la Asociacion Americana de Psicología

 

Utilización correcta de los tiempos de espera

En otra presentación en el mismo simposio, Ennio Cipani, de la Universidad Nacional, dijo que la razón por la que los  tiempos de espera no funcionan o son vistos negativamente es porque no se utilizan correctamente. Cipani y sus colegas han podido observar, en tiempo real, los errores que los padres pueden hacer en la aplicación del tiempo de espera, dijo Cipani. Por ejemplo, los padres no deben tomar decisiones llevados por el estímulo del momento para utilizar un tiempo de espera. Más bien, deben decirles a sus hijos antes de tiempo qué comportamientos (por ejemplo, golpear, gritar a otros niños) los pondrá en el tiempo de espera y siempre seguir adelante.

“Nuestros hallazgos de casos clínicos han demostrado que el tiempo de espera se utiliza constantemente para ciertos comportamientos y situaciones, reduciendo significativamente los problemas de comportamiento en el tiempo”, dijo Cipani.

Castigar a un niño es eficaz si se hace correctamente, según la Asociacion Americana de Psicología

Terapia de comportamiento infantil

La terapia de comportamiento infantil también puede ayudar a los padres y los niños con continuos conflictos, según David Reitman, de la Universidad Nova Southeastern, y Mark Roberts,  de la Universidad Estatal de Idaho. Roberts presentó información sobre el método Hanf de ser padres, basado en el trabajo de Constanza Hanf,  lo que permite una etapa inicial de  disciplina positiva (es decir, los niños reciben recompensas por buen comportamiento) y, finalmente, se mueve en técnicas de crianza más autoritarias (es decir, tiempo de espera).

Según Roberts, permitir que el niño tenga una segunda oportunidad para cumplir con las instrucciones de los padres ofreciendo una advertencia por el incumplimiento ha demostrado ser beneficioso. Según este especialista,  con el tiempo los padres aprenden a dar las instrucciones y advertencia de manera más eficaz,  reduciendo la necesidad de tiempo de espera en caso de incumplimiento.

Reitman sugirió que los padres de niños con desarrollo típico pueden ver la terapia de comportamiento como solo com un castigo, sino que como algo que tiene un valor amplio para promover el desarrollo infantil positivo.

Reitman explicó que las personas que son críticas ante la acción de los terapeutas no entienden sus esfuerzo para transmitir a los padres el valor de la conexión positiva con su hijo. “Los terapeutas pueden ayudar a los padres a entender el problema, facilitar los cambios en el medio ambiente y ayudar a los niños a adquirir las habilidades que necesitan para tener éxito”, explicó.

Imágenes – Carl LarssonKen Wilcox0|(sana


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *