Castigo físico en los niños, totalmente perjudicial

Castigo físico en niños

En antiguos artículos habíamos dado una pequeña pincelada sobre el castigo físico a los niños. Pues hoy avanzamos un poco más y os damos varios consejos para evitar este maltrato a los niños, ya que pegar una torta en el culo o dar una bofetada no sirve para nada, al contrario, es una consecuencia negativa tanto para padres como para los hijos.

El castigo físico viene desde mucho años atrás (esclavitud), se aplicaba una fuerza física (manos, látigo, cinturón, regla, zapatilla,etc…) sobre una persona para encaminarla de manera positiva sobre el camino correcta desde la perspectiva de la persona que aplica la fuerza.

Era una manera de disciplina o de educación que se aplicaba a los niños, para corregir su conducta. Sin embargo, a lo largo de la historia esto ha cambiado muchísimo, dándose lugar a leyes muy estrictas contra el maltrato infantil.

Castigo físico en niños

Este castigo físico es una alternativa de los padres para cambiar la conducta del niño, cuando éstos ya se quedan sin ningún tipo de recursos para corregirlos. Pero, esto resulta muy perjudicial para los niños, ocasionando:

  • Bloquean su comportamiento, evitando así resolver sus problemas.
  • Daña su autoestima, se sienten infelices y abandonados, es decir, no queridos ni protegidos por sus padres.
  • Se sienten víctimas de la sociedad.
  • Crea una actitud de no comunicación con sus padres: ya no razonan ni dialogan, todo les da igual.
  • Perjudica en su aprendizaje, ven que este castigo les hará más fuerte, y en un futuro deberán aplicarlo también.

Por otra parte, no sólo afecta a los niños, también a los padres:

  • Al aplicar este castigo, aumenta que las nuevas generaciones los apliquen.
  • Rompen los lazos familiares.
  • Su educación es sumisa, quieren hacer de ellos unas víctimas.

Castigo físico en niños

 

En definitiva, este tipo de castigo no debe ser nunca jamás un método de educación ni disciplina para ningún tipo de ser humano, ni tampoco animal. El diálogo y la comunicación debe ser lo primordial entre padres e hijos, y explicarle con palabras sencillas sus actos de responsabilidad, y si no los cumplen tendrán unas consecuencias, que serán aplicadas a los que más les gusta, por ejemplo jugar a la consola por menos tiempo, no ir al cine o al parque de atracciones en el fin de semana.

Más información – Castigos y premios para los niños, todo depende de los padres

Fuente – Guía infantil


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *