Ejemplos de castigo positivo

castigo positivo

Conoces exactamente qué es y para qué se utiliza este procedimiento de aprendizaje. En esta publicación, te vamos a descubrir qué implica el castigo positivo y qué se necesita para que resulte efectivo.

Vamos a adentrarnos en aquellos castigos positivos, que suelen ir aplicados a conductas negativas. Estos procedimientos, pueden ser aplicados tanto en el hogar como en el sistema educativo. Eso sí, hay que saber cómo aplicarlos para que sean efectivos y educativos para los niños.

¿Qué es el castigo positivo?

niño castigo

Se trata de una técnica de modificación de la conducta. Esta técnica, se basa en las teorías conductuales, y en la idea, de que las consecuencias tras una conducta incorrecta deben funcionar para que no se vuelva frecuente.

El castigo, es responder a una mala conducta con una consecuencia indeseada y firme. Para que este castigo tenga eficacia ante el niño que la ha realizado, debe ser inmediata e inevitable, además de contundente.

En el castigo positivo, aparece un estímulo molesto, no deseado por lo jóvenes. Este castigo, se puede presentar por diferentes estímulos, acciones o incluso objetos.

Características del castigo positivo

padres enfado

La principal característica de este tipo de castigos, es que si se realiza de manera correcta frente a una acción negativa, es muy probable que dicha acción no se vuelva a repetir. Las probabilidades de que la persona la vuelva a hacer, disminuyen.

El castigo positivo, implica que se aplique un estímulo desagradable, una consecuencia indeseada. No debe confundirse con los castigos negativos, en este caso se actúa retirando un estímulo positivo.

Este caso de castigo positivo, lo vemos cuando se le echa una regañina a una persona que está haciendo algo inadecuado. Estamos mostrándole, las consecuencias negativas de sus actos.

Se trata de un mecanismo de aprendizaje, este tipo de castigo pueden aparecer de forma inconsciente. Es decir, ese castigo se puede dar sin que nadie, sin que un tercero intervenga.

En este ejemplo se ve de forma clara, me quemo la mano con las planchas del pelo porque no debía tocarlas. El castigo positivo, ha aparecido sin que nadie me lo aplique.

Un aspecto importante de este tipo de castigos, es que para que el proceso de resultados, la persona sobre la que se está aplicando esa corrección, no tiene por qué darse cuenta. Es decir, el individuo, no es consciente de lo que está ocurriendo.

Ejemplos de castigos positivos

castigo positivo

Los ejemplos de castigos positivos se van a dividir en tres categorías diferentes; sociales, naturales y educativas.

Castigos positivos sociales

El objetivo de estos castigos positivos, es el de conseguir un buena convivencia.

Un ejemplo de ello son las multas de tráfico. Cuando nos sobrepasamos de velocidad, o aparcamos de malas maneras o en una plaza que no nos corresponde, la policía nos sanciona con una multa tanto económica como incluso quitándonos puntos del carnet. Esta consecuencia, nos ayudará a que dicha conducta no se vuelva a repetir.

Otro castigo, mucho más extremos, es el castigo penado con cárcel. Para las personas que han cometido alguna infracción severa o algo ilegal, la cárcel se convierte en muchos de los casos, en castigos positivos. Se busca que los individuos disminuyan la probabilidad de saltarse normas o cometer actos ilegales, utilizando este castigo.

Castigos positivos naturales

En este caso, nos referimos a los castigos que ocurren de forma inconsciente. Hemos hablado antes de ellos, al interactuar con algún elemento en concreto, se sufre un castigo no deseado.

Un ejemplo claro de este tipo de castigo, es cuando por ejemplo estamos con el horno encendido haciendo la comida y vamos a sacar la bandeja sin protección en las manos, lo que ocurre es que nuestra mano sufre con una quemadura.

Castigos positivos educativos

Pueden ser aplicados por los padres, educadores, tutores, etc. para que los niños cambien su comportamiento.

Alguno de los casos más comunes en el aula, lo vemos cuando un niño ha tenido mal comportamiento durante las horas lectivas, y su tutor le obliga a quedarse en el aula de castigos al finalizar las clases. El alumno entenderá que su mal comportamiento, solo le lleva al aula de castigos.

En nuestro día a día son muchos los castigos positivos que podemos experimentar y van cambiando nuestra manera de comportarnos y actuar, y no nos damos cuenta que estas correcciones que hacemos son por sufrir un castigo positivo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)