Causas de bajo rendimiento escolar en niños

El bajo rendimiento escolar es una señal de que el niño está teniendo problemas para procesar y comprender la información que recibe del colegio. La cuestión es, ¿qué hay detrás del bajo rendimiento escolar?

Cada niño es un mundo y hay varias causas que pueden provocar esta caída en las notas. Puede ser un hecho puntual o algo más a largo plazo. Antes de que derive en el temido fracaso escolar debemos tomar las medidas adecuadas a tiempo. Para eso necesitamos identificar las causas que estar interfiriendo son su rendimiento para buscar una solución adecuada.

¿Por qué se produce el bajo rendimiento escolar?

Es un tema que preocupa mucho a los padres, es más está como segunda preocupación detrás de la salud. Hay varias variables que pueden estar influenciando en una caída del rendimiento escolar. Puede ser debido a determinantes personales (cuyo origen es el propio niño), determinantes sociofamiliares (influencia de entorno familiar y entorno) o determinantes académicos (sistema educativo y profesores).

Debido a una o varias de estas causas los niños no pueden conseguir llegar al nivel medio de aprendizaje de su curso, lo que puede provocar a la larga el temido fracaso escolar. Cuanto antes se detecte, se evalúe y se intervenga, los resultados serán mejor.

Vamos a pasar a enumerar las diferentes causas.

Causas bajo rendimiento escolar

Determinantes personales

  • Déficit sensorial. Pueden ser problemas auditivos y visuales. Si el niño no oye o no ve bien, se dificulta su aprendizaje. Lo primero sería descartar con una revisión médica si nuestro hijo tiene alguna déficit sensorial para ponerlo remedio cuanto antes.
  • Trastornos específicos del aprendizaje. Pueden ser dificultades para leer y escribir (dislexia, disgrafía) que afectarán a todo su aprendizaje en general o tener problemas de cálculo (discalculia), que afectará a las asignaturas de Matemáticas y Física y Química. Estos trastornos no están relacionados con la capacidad intelectual.
  • Trastornos no específicos del aprendizaje. Puede que tenga otro tipo de trastorno no relacionado directamente con el aprendizaje pero que sí provoca una disminución del mismo. Como puede ser trastornos de ansiedad, alimenticio, autismo, depresión, TDAH, del desarrollo o alguna enfermedad médica.
  • Factores emocionales. Hay que estar atentos en momentos de grandes cambios por los factores emocionales que pueden provocar en los niños. Entre ellos estaría divorcio de los padres, cambio de domicilio, cambio de colegio, fallecimiento de alguien cercano, conflictos emocionales… Todos estos cambios afectan negativamente en los niños y adolescentes. Se suele manifestar con síntomas como irritabilidad, apatía, tristeza, ansiedad… y bajo rendimiento escolar.

También puede estar detrás el bullying o acoso escolar, que provocan estados de ansiedad y tristeza. Los problemas de autoestima también están relacionados con bajo rendimiento escolar.

Determinantes socio-familiares

El apoyo e implicación que los niños reciben y sienten de sus padres tiene mucha influencia en el rendimiento escolar. Es imprescindible un buen diálogo entre padres e hijos. No hay que dramatizar las malas notas, ni compararlo con otros niños, ni hacerles sentir culpables. Hay que hacer que se sientan queridos y apoyados, y que ante un problema se busca solución, no culpables.

La ausencia de hábitos de estudio en casa también determina su rendimiento. Es necesario establecer una rutina desde que son pequeños.

Determinantes académicos

Está relacionado con la competencia de los profesores, metodología y calidad del sistema educativo. Puede ser que el método de enseñanza de profesor aburra al niño, o en el aula haya mucho ruido y distraiga a los niños. Debe también haber un diálogo fluido entre padres y profesores para resolver los problemas que se puedan producir juntos.

Un gran problema puede ser la falta de técnicas adecuadas de estudio. Puede que esté usando una técnica inadecuada o simplemente las desconozca. Para ello es necesario conocer que técnicas de estudio utiliza, si es que usa alguna, y ofrecerle técnicas que pueda utilizar que mejoren su comprensión.

Por que recuerda… suspender no es un drama. Puede ser una nota de atención para conectar con tu hijo/a que podéis superar juntos.


Categorías

Consejos, Familia

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.