Causas de un aborto diferido

Causas de un aborto diferido

Hay muchos tipos de aborto que obedecen a diferentes razones. Las causas de un abordo diferido pueden ser variadas y obedecer a distintas circunstancias naturales. Por esta razón, es que los abortos diferidos se producen durante el primer trimestre del embarazo. Es debido a algún tipo de problema con el embrión que el mismo no sobrevive en el tiempo.

En este post, ahondaremos a fondo sobre las principales causas del aborto diferido, una experiencia bastante frecuente en las primeras etapas del embarazo. Basta ver las estadísticas para dar cuenta del lado oscuro del embarazo y la gran cantidad de pérdidas que se dan durante el primer trimestre.

Qué es un aborto diferido

Causas de un aborto diferido

También conocido como aborto retenido, lo que caracteriza al aborto diferido es la etapa en la que sucede. Los abortos diferidos tienen lugar durante el primer trimestre del embarazo y se da cuando no hay evolución favorable en el feto. Por esta razón, el feto deja de crecer hasta que se produce la pérdida. Si bien es común que los padres se sientan responsables del aborto, nada pueden hacer al respecto.

¿La razón? Las principales causas del abordo diferido están vinculadas a la propia naturaleza del embrión que, por alguna razón, presenta fallas de algún tipo. En una suerte de selección natural, el propio feto no progresa ante las inminentes fallas endémicas. La buena noticia es que un aborto diferido no está vinculado con algún problema para quedar embarazada nuevamente. La falla es propia del embrión que se ha formado y esto no implica que un nuevo embrión presente falla alguna.

Por esta razón, una mujer puede volver a quedar embarazada a la brevedad y una vez que ha desechado todo el embrión, el saco gestacional y demás. Tan sólo debe aguardar a que se produzca una nueva menstruación para dar cuenta que el ciclo se ha regularizado.

Diferentes causas del aborto

A la hora de analizar las particularidades de cada pérdida, se registran 4 causas de aborto diferido: perfil genético, anatomía uterina, infecciones o enfermedades de otro tipo como inmunológicas, endocrinológicas o sanguíneas. Si bien puede haber algunas otras causas, la mayor parte de los abortos espontáneos durante el primer trimestre están dentro de estos cuatro cuadrantes.

Como su nombre lo indica, el perfil genético está asociado a la genética particular de un embrión. Así, un óvulo fecundado por un espermatozoide forma un embrión único, que puede presentar alguna malformación a nivel de los cromosomas. De alguna manera, la naturaleza es sabia y cuando el cuerpo detecta alguna alteración rechaza al embrión y el produce el aborto espontáneo. Si bien en algunos pocos casos el embarazo avanza esto es muy raro.

Debido a que esto sucede con ese embrión en particular, la genética no tiene porque repetirse en un nuevo embarazo.

Morfología del útero

Otra de las causas de un aborto diferido está vinculada a problemas en el útero. Cuando el mismo presenta ciertos problemas morfológicos, no permite que el embrión se adhiera a él, por lo que se produce el aborto. Según las estadísticas, entre un 4 y un 7 % de las mujeres tienen malformaciones uterinas que pueden llevar a la pérdida del embarazo.

La pérdida o no del embarazo dependerá del tipo de morfología. Está el útero dismórfico (paredes del útero más gruesas), luego el septado (con un tabique interno que puede dividir al útero en dos cavidades). En tercer lugar, el bicorpóreo (con una escotadura hacia la parte central). Y finalmente, el hemiútero (con una segunda cavidad) o el útero aplásico (sin desarrollo completo).

semanas aborto
Artículo relacionado:
A partir de que semana disminuye el riesgo de aborto

La presencia de virus o bacterias dan lugar también a un embarazo diferido. Entre todas, la Listeria monocytogenes, es una de las más frecuentes pues está presente en muchos lugares. Las mujeres la ingieren en dietas y se advierten por vómitos o dolor de vientre. Por último, entre las causas de abordo diferido están las enfermedades que afectan a la sangre, al sistema inmune o al sistema endocrino. Y así, en consecuencia, los órganos de la madre. Esto puede afectar seriamente al feto si no se realiza un correcto seguimiento.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.