Causas y tratamiento de la psoriasis infantil

La piel de los niños es por lo general muy delicada, a menudo padecen episodios de dermatitis y otros trastornos que afectan a su piel. En algunos casos se trata de episodios esporádicos que aparecen en determinadas épocas del año, algunas veces con más gravedad y en muchos casos, bastante más leve. Una de estas enfermedades que afectan a la piel, se trata de la psoriasis, una enfermedad crónica que puede condicionar gravemente la vida del niño.

La psoriasis es una enfermedad que afecta a la piel, causada por la acumulación de células de la dermis en la capa superior de la piel. Esto produce que aparezcan manchas rojas que producen  mucho picor, escamas muy gruesas y molestia en general. La piel se reseca en exceso, se deshidrata y descama produciendo bastante dolor y picor, una situación muy incómoda para el niño.

Esta enfermedad afecta tanto a niños como a adultos y puede aparecer en cualquier momento de la vida, aunque generalmente se comienza a manifestar hacia la pubertad. Los síntomas de esta enfermedad se pueden manifestar en cualquier parte del cuerpo, pero las zonas más afectadas suelen ser los codos, las rodillas, el pecho o el cuero cabelludo.

Cuáles son las causas de la psoriasis en los niños

Todavía no se conocen las causas que provocan que aparezca la psoriasis, aunque se sabe que es una enfermedad autoinmune. Es decir, el propio organismo detecta un ataque infeccioso en las células sanas de la piel. Los linfocitos T actúan para defender al cuerpo del inexistente ataque, rechazando la piel sana.

Pero aunque no se conozcan las causas, si que se ha podido determinar que existe un importante factor de riesgo, que se trata del factor genético. Los niños cuyos padres padezcan de psoriasis, tienen la mitad de probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

También se conocen algunos factores que resultan muy negativos para las personas que padecen de psoriasis:

  • La obesidad. El exceso de piel puede impedir que esta se trate de forma correcta y con ello infectar y empeorar el estado de la piel.
  • El frío. El clima frío empeora el estado de la piel, produciendo mayor descamación. El sol ayuda mucho a mejorar el estado de la piel.
  • Lesiones en la piel. Los arañazos, las quemaduras producidas por el sol o por otros motivos, empeoran la psoriasis.
  • Las infecciones que ponen en marcha el sistema inmunitario, como una infección de garganta o de cualquier otro tipo en apariencia de menor importancia.
  • El estado emocional. El estrés, la ansiedad y en general el estado emocional, son factores importantes que empeoran la enfermedad.

La psoriasis puede derivar en problemas emocionales

Aunque no se trata de una enfermedad grave, las consecuencias de padecerla pueden ser devastadoras. Cuando los síntomas de esta enfermedad aparecen en lugares visibles, la estabilidad emocional del niño puede verse afectada. En muchos casos los niños se aíslan socialmente por vergüenza, por no tener que mostrar en público las consecuencias de su enfermedad.

Es muy importante ofrecer al niño ayuda emocional, además del tratamiento adecuado para su enfermedad. Mejorar su autoestima, será fundamental para evitar que puedan aparecer consecuencias mayores.

El tratamiento para la psoriasis en los niños

Existen muchos tratamientos para la psoriasis y generalmente tienen buen resultado en los niños, por lo que si un tratamiento no resulta efectivo, se podrá probar con otro hasta que se encuentre el más adecuado. En función del estado de la psoriasis que tenga el niño, el tratamiento puede ser a base de cremas con corticoides. También existen champús y jabones especiales, en otros casos se recomienda el tratamiento con fototerapia. Incluso en los casos más graves se administra medicación oral o a través de inyecciones.

No obstante, en casa también debes tener en cuenta ciertas recomendaciones que pueden ayudarte a mejorar el estado de la psoriasis del niño. Uno de los principales métodos preventivos es a través de la alimentación, una dieta equilibrada,basada en frutas y verduras, ayudará notablemente a mejorar el estado de la enfermedad. También es muy importante seguir unos buenos hábitos de higiene de la piel.

Y no olvides dar paseos en los que el niño pueda recibir directamente la luz solar, siempre con precaución y siguiendo las recomendaciones médicas.


Categorías

Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.