Celebramos la Semana Mundial del Parto Respetado: las mujeres podemos decidir

parto respetado

Del 16 al 23 de Mayo se celebra la Semana Mundial del parto Respetado. Se trata de un evento promovido por la ENCA (European Network of Childbirth Assotiations) con el lema “Mi Decisión, Mi Cuerpo, Mi Bebé” .Tiene la finalidad de hacer visible la necesidad de conseguir que el parto vuelva a ser un proceso natural, en el que las necesidades de la madre y el bebé sean la prioridad.

Como mujer, madre y matrona me entristece profundamente que sea necesario reivindicar el empoderamiento de la mujer durante un proceso tan fisiológico y tan íntimo como es parir a tu hijo.

Pero hagamos memoria:

Hasta mediados del siglo XX el parto era considerado algo fisiológico que las mujeres se preparaban para afrontar con la ayuda de otras mujeres, generalmente en la tranquilidad de su hogar. Normalmente la mujer era ayudada por una partera, mujeres con experiencia en ayudar en los partos, aunque no siempre reconocidas como tal.

A partir de los años 50 del siglo pasado la población emigró del campo hacia las ciudades, perdiendo la tradición de atender los partos en casa. También se empezó a contar con cobertura sanitaria y se empezó a debatir si era bueno para el bebé nacer en casa

De manera que, finalmente, se generalizó la creencia de que lo mejor era ser atendida en un hospital. Así que poco a poco se fue instaurando el modelo de parto hospitalario como el único posible con garantías, pasando el parto de ser un hecho fisiológico a ser un acto médico y la mujer embarazada a ser una “paciente”.

Al personal sanitario se le formaba con la premisa de no permitir que la mujer tomase ninguna decisión al respecto, en la creencia de que era el personal sanitario quien debía hacerse cargo de cada paso de ese proceso, asumiendo que sólo ellos sabían que era lo mejor en cada momento. A la mujer no se le permitía decidir ni la postura que le resultaba mas cómoda, beber agua o moverse y pasear, sino que se la obligaba a adoptar la postura mas cómoda para la persona que “hacia el parto”…¿Hacer el parto?

quiofano

¿Cómo están las cosas actualmente?

A finales del siglo XX empezaron a surgir movimientos de mujeres contrarios a estar prácticas, que reivindicaban la posibilidad de volver a asumir que el parto es un hecho fisiológico y que es el cuerpo de la mujer el que responde y que sería bueno escuchar a nuestro cuerpo y respetar nuestras preferencias en este proceso, consensuando las actuaciones necesarias entre el profesional sanitario y la madre.

Se empezó a hablar de “parto natural” aunque esta definición tuvo tantos defensores como detractores por lo que se sobreentendía de parto sin control (que no era el caso) “parto respetado” o “parto de mínima intervención”.

En 1986 la OMS publicó una lista de recomendaciones sobre el uso apropiado de la tecnología para el nacimiento, pero el proceso ha sido lento y los diferentes gobiernos han tardado tiempo en dar la razón a las mujeres: se puede tener en cuenta las preferencias de la mujer y su pareja sin perder de vista las necesidades del bebé, permitiendo que la mamá pasee, coma o beba en el parto sin que eso suponga un riesgo para nuestro hijo, sino mas bien todo lo contrario, disminuir el intervencionismo en los partos favorece que nuestro hijo nazca en un ambiente tranquilo, no se separe de lo único que conoce hasta el momento, su madre, perciba su calor, su olor y la tranquilidad que pare él supone seguir unido a ella, mejora las tasas de lactancia materna y la recuperación postparto es mucho mas rápida…

En España el Ministerio de Sanidad en el año 2008 elaboró la guía: “Estrategia de Atención al Parto Normal” para intentar evitar procedimientos innecesarios durante el parto y humanizar el proceso, también elaboró un “Plan de Parto y Nacimiento”, que supone un gran paso en el reconocimiento del derecho de la mujer a expresar sus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre  el  proceso  del  parto  y  el  nacimiento y la necesidad de que los profesionales sanitarios tengan en cuenta y respeten dichas preferencias.

No se trata de no escuchar los consejos del profesional, sino de consensuar las actuaciones. Aunque todo esto son grandes avances aún queda mucho por hacer, de manera que siguen siendo necesarios estos tipos de iniciativas.

 


Categorías

Embarazo, Varios
Etiquetas ,

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *