Cesárea forzosa y lo que debes saber para evitarla.

En los últimos años, han aumentado el número de cesáreas realizadas a mujeres embarazadas. 1 de cada 4 partos son hoy en día mediante cesárea. Se trata de una intervención abdominal mediante la cual acceden al útero para “ayudar a nacer” al bebé. Pero desde hace tiempo se están haciendo un tipo de cesáreas conocidas como “cesáreas naturales”, en las que el bebé sale por si solo por la apertura hecha en el abdomen. Esta experiencia, tanto para la madre como para el bebé, son muy satisfactorias. En el caso de no poder nacer de manera natural, esta alternativa permite, sobre todo al bebé, experimentar un nacimiento.

Aunque como norma general ninguna mujer se niega a someterse a una cesárea, existen casos en los que madres se oponen totalmente a ello. Si bien es cierto que en nuestro país a veces se interviene demasiado en los partos, una cesárea “obligatoria” por peligro en la vida del bebé o madre está más que justificada. Pero, ¿qué pasa cuando una madre se niega a la realización de una cesárea? Está claro que no pueden atarla a una cama y obligarla. En estos casos, los médicos recurren a vías judiciales para conseguir una autorización. Y aunque es algo muy frío y triste, se conocen muchas historias que terminan con una cesárea forzosa. 

Información

En muchas ocasiones, los médicos no dan explicaciones ni demasiada información sobre la cosas que hacen o deciden hacer. Cuando de una cesárea hablamos, los motivos para realizarla suelen ser comunes; sobre todo destacan los relacionados con la salud del bebé y de la madre. Raras son las veces en las que una mujer decide parir mediante cesárea sin ningún motivo. Pero no son raras las ocasiones en las que partos terminan en cesárea por incompetencia e impaciencia. 

Si a las mujeres embarazadas se les informase de todo lo que puede pasar, con sinceridad y no con afán de crearles miedo en el cuerpo, si no se les realizase esa cesárea a la que se niegan, tal vez las cosas cambiarían. Como sanitarios, no deben jugar con el miedo de la mujer. No hay nada más importante para una mujer embarazada que la salud de la propia vida que lleva en su interior. Si por razones más que justificadas debieran de hacerle una cesárea, con la información y el apoyo del servicio médico, se sentiría más segura y menos “vendida” a las decisiones médicas.

Si estás embarazada y vuestra vida corre peligro, la cesárea sería la mejor opción. Sé que has soñado con un parto ideal que acabaría con un nacimiento vaginal. Hay que aceptar que en algunos casos no puede ser así. Pero si has tenido un embarazo sin complicaciones y en la dilatación todo va bien, una cesárea este día estaría totalmente fuera de lugar. En el caso de hacerla, los juzgados recogen este tipo de denuncias por parto no respetado. La información es poder y con ella conseguirás tranquilidad y poder en tus decisiones.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *