¿Cesárea y lactancia materna? ¡Sí!

.

Lo habitual es que una cesárea no sea lo que esperabas. Yo imaginaba un parto natural en el que veía a mi bebé nacer, entre gritos y lágrimas de alegría, y a los segundos, estaba sobre mi pecho, piel con piel, pero esta vez fuera del cuerpo. Una cesárea es desgarradora en las entrañas, cuesta recomponerse emocionalmente de ella. Una cesárea es cruda.

Pero hay algo que no hace una cesárea: no impide la lactancia materna. Tampoco la dificulta. Puede que lo hagan los protocolos relacionados con ella de un determinado hospital, no la práctica de forma intrínseca. Así que vamos a hablar de los mitos que hay alrededor de la cesárea y la lactancia materna.

Una cesárea no retrasa la subida de la leche

No es cierto que cuando tiene lugar una cesárea se retrase la subida de la leche. El mecanismo de la subida o la bajada de la leche se pone en funcionamiento con la expulsión o la salida de la placenta; y tiene lugar entre las 24 y las 72 horas posteriores al parto o a la «operación quirúrgica que se hace abriendo la matriz para extraer la criatura» (RAE). 

La cicatriz de la cesárea permite posturas para amamantar sin dolor

Existen posturas que permiten amamantar al/a la bebé sin que duela; algunas de ellas son:

  • Sentada (o ligeramente recostada o incluso tumbada bocarriba) con un cojín de lactancia sobre el abdomen para proteger la cicatriz y subir al/a la bebé a la altura del pecho.
  • Tumbada de lado, el/la bebé junto a ti, ambos enfrentados.
  • Sentada con el bebé en la posición «de rugby», en la que el cuerpo del bebé pasa por debajo del brazo de la madre y sus pies apuntando a la espalda.

No es la cesárea, es la separación

Lo que sí puede suponer un problema es que no se lleve a cabo el contacto piel con piel, una separación del/de la bebé y la mamá forzosa, que angustie a ambos, que haga que el/la bebé esté muy cansado/a cuando al fin se encuentren para lactar, etc.

Es importante, por este motivo, que salvo casos excepcionales en los que sea necesario por motivos médicos, el contacto piel con piel se lleve a cabo. Afortunadamente, es así como se está haciendo actualmente en la mayoría de los hospitales. Pregunta por el protocolo de actuación en cada caso, elige vuestro hospital, y escribe tu plan de parto.

La cesárea te hace una mamá maravillosa

¿Es que se te había pasado por la cabeza otra cosa? La cesárea te convierte en la mejor mamá del mundo. Es duro asimilarla, pero ahí estáis, juntos, abrazados, ha pasado todo, está en tu pecho, se ha dormido lactando… lo otro es la «cicatriz de guerra», como dice mi amiga Sara, «cicatriz de amor».

Nota: Mi bebé nació en una cesárea de urgencia y llevamos diecisiete meses de lactancia materna felizmente.


Categorías

El bebé, Familia

Mamá de Pedro, filóloga y actriz. La maternidad me hace feliz. Crío con amor, todo el tiempo, con la magia de la lactancia materna, el jazz y la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.