Ciberacoso: qué es y cómo detenerlo

Ciberacoso

Las personas podemos ser víctimas de diversos acosos, comenzando por el bullying. A lo largo de muchos años es un tema que ha estado presente entre niños y jóvenes. Uno de cada tres estudiantes en todo el mundo lo sufre y no solo se queda ahí. El ciberacoso también está presente como referente de acoso, pero esta vez por medio de la tecnología.

El bullying se manifiesta de manera presente en los colegios e institutos durante su asistencia de los centros educativos. El ciberacoso aparece en cualquier lugar y en cualquier momento. El acoso se sucede de forma anónima, por lo que la persona que lo provoca se sienta mucho más alentada a poder hacerlo.

¿Qué es el ciberacoso?

El ciberacoso es el acoso o intimidación que produce una persona a otra con intención de enfadar, humillar o atemorizar por medio de la tecnología, ya sea por mensajes, teléfonos móviles o plataformas de juegos. Pueden ser víctimas de este rol una persona de cualquier edad, desde niños, jóvenes y adultos.

Hay compañías que ya se especializan en la detección de este tipo de amenazas, siendo organizaciones que ayudan a personas a saber cómo diferenciar realmente cuando existe un acoso real, como reconocerlo realmente y sobre todo como frenarlo.

Los comportamientos más usuales en este tipo de comportamiento son el de enviar mensajes a través de las plataformas de mensajería dónde su contenido está elaborado con el fin de amenazar, herir y acosar a esa persona. Lo llegan a hacer de forma personal o incluso de manera anónima y dónde este tipo de mensajes llegan a ser agresivos. Otra forma de atemorizar es difundiendo fotografías o vídeos a través de las redes sociales para poder avergonzar a esa persona.

Ciberacoso

¿Cómo detectar el ciberacoso?

Un niño o adolescente puede estar recibiendo mensajes continuos para poder dañar su imagen, está tomando constantes acusaciones y ya no son de forma aislada sino que continúan muchas veces a lo largo del tiempo.

El acosador puede manipular la red, espía a amigos, compañeros o familiares para poder sacar información de su víctima. Luego esta información la puede manipular y crear falsas noticias para dañar a esa persona.

Usa las redes sociales para poder obtener la información que desea y después lo usa frecuentemente como burla a través de internet y redes sociales con los famosos memes. Aunque los memes son fotografías graciosas en el fondo puede que no sean muy bien recibidas y puedan generar muchos problemas.

¿Qué es lo que crea el ciberacoso en las víctimas? Las personas que están acosadas pueden llegar a tener episodios de depresión, ansiedad e impotencia. En principio se sienten humilladas y comienzan a sentir un fuerte estrés. Con el paso del tiempo la víctima pierde gran parte de su confianza y puede convertirlo en ira. Otras personas pueden llegar a sentir tanta ansiedad que les crea depresión, por lo que puede derivar a inducirlos al suicidio.

Prevención y sanciones sobre el ciberacoso

Ciberacoso

El acoso digital puede llegar a se considerado delito por las amenazas, vejaciones, mentiras y coacciones y puede ser una gran prueba como denuncia. Toda persona que quiera denunciarlo puede acudir ante la policía, el Juzgado de guardia o la Fiscalía de menores.

En el caso de que se produzca el ciberacoso en un centro escolar, habrá que comunicarlo al centro para que tome las medidas oportunas y poder denunciarlo ante la Inspección de Educación.

Las redes sociales también cuentan con un espacio para denunciar a páginas o perfiles que están acosando. Hotmail, Yahoo, Gmail o Windows Live ya cuentan con un sistema para reportar todos aquellos problemas que se están generando a través de los mensajes de correo electrónico.

Para muchos de estos casos denunciados y con pruebas se pueden imponer penas de uno a cuatro años y multas de 12 a 24 meses en los casos de publicaciones confidenciales y de revelación de secretos a terceros sin el consentimiento de esa persona.

Como padres tenemos que estar atentos con el comportamiento en redes de nuestros hijos. Hay niños que se pasan hasta 3 horas en línea y usan el móvil de una manera desmesurada de tiempo. Si observamos que nuestro hijo comienza a decaerse o expresa ansiedad y enfado al conectarse a internet, entonces podría ser un signo de llegar a encontrarse cómo víctima de acoso en internet.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.