Claustrofobia infantil, qué hacer si tu hijo la padece

La claustrofobia infantil es uno de los muchos trastornos que puede sufrir un niño. ¿Qué hacer si tu hijo la padece? Los lugares cerrados o pequeños son el escenario perfecto para un ataque de claustrofobia. Hay niños que comienzan a sentirse mal en estos casos, gritan o lloran sin encontrar consuelo.

La palabra en sí misma explica bien de qué se trata este trastorno: es una fobia a estar enclaustrado, es decir dentro de un claustro. La sensación es de no poder salir de ese lugar. ¿Qué hacer si tu hijo padece claustrofobia infantil? Hay herramientas a las que puedes apelar en estos casos.

Qué es la claustrofobia infantil

La claustrofobia no es otra cosa que un miedo irracional y arrebatado a estar encerrado en un lugar sin poder salir. En el caso de los niños, a falta de palabras expresan este terror con una serie de síntomas y acciones. Puede aparecer de repente y sin aviso previo aunque en el caso de niños con claustrofobia lo más frecuente es que la fobia aparezca al ingresar en lugares pequeños, como pueden ser ascensores, túneles, ambientes muy pequeños y cerrados, vestuarios en tiendas, baños públicos, sótanos, puertas giratorias o coches con cierres centralizados.

Los claustrofobia en niños se presenta mediante gritos, llantos, rabietas, ataques de pánico o escalofríos. Los niños se vuelven irritables y es común que, en un comienzo, los padres no comprendan qué es lo que está sucediendo. Hay casos en los que los peques se niegan a ir al baño para no ingresar en uno muy pequeño o bien prefieren utilizar las escaleras antes que subir a un ascensor. En los casos más extremos, la claustrofobia puede limitarles la vida.

La claustrofobia es uno de los muchos trastornos de ansiedad que existen y puede aparecer tanto en la niñez como en la adolescencia. Los síntomas más comunes de la claustrofobia infantil son:

– Falta de aire y sensación de asfixia.

– Sudoración y escalofríos.

– Boca seca.

– Sensación de mareos, necesidad de vomitar o incluso el desmayo.

– Aceleración del ritmo cardíaco.

– Temblores.

– Confusión y desorientación.

Orígenes de la claustrofobia

Hay muchas razones por las que aparece la claustrofobia infantil, en algunos casos se debe a experiencias traumáticas pasadas vinculadas al encierro o bien a haber quedado atrapados en algún lugar. En otros casos, el trastorno aparece si los niños perdieron a sus padres en zonas con muchas personas, si hay algún familiar que sufre de claustrofobia o bien si el niño sufrió algún tipo de abuso.

La claustrofobia aparece como la huella que queda de haber experimentado una sensación de peligro vinculada a haber estado encerrado o confinado en un lugar pequeño. Una característica típica de la claustrofobia es que quien la sufre no tiene miedo al lugar en sí sino al encierro y la imposibilidad de salir o de quedarse sin aire que ese lugar le representa.

Qué hacer si tu hijo padece claustrofobia

Ante un caso de claustrofobia infantil, debes ser muy cuidadoso, evitando minimizar el trastorno. Por el contrario, se recomienda prestarle atención al niño y ayudarlo a superar el miedo, evitando las burlas y el restarle importancia a lo que le sucede.

Si el niño debe subir a un ascensor o bien estar en un espacio pequeño, intenta distraerlo hablándole de otros temas, y utiliza palabras positivas. Los ejercicios de respiración y relajación también son muy útiles ya que ayudarán a los peques a superar los miedos.

Artículo relacionado:
Juegos de lógica para niños

Los juegos son una gran actividad para ayudar a tu hijo a superar la claustrofobia infantil. Puedes ayudarlo con juegos en lugares pequeños, como armar una tienda de campaña o bien jugar con cajas de cartón en donde el niño pueda meterse. Muchos de los miedos de los niños están vinculados a los miedos de sus padres. Si eres una persona miedosa, evita hacer comentarios delante del niño.

Si a pesar de los intentos notas que el niño tiene un miedo exagerado que le impide llevar una vida normal, lo mejor será realizar una consulta con un psicólogo. Las terapias conductuales suelen ser muy útiles para superar las fobias y trastornos de ansiedad.

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.