Claves a tener en cuenta antes de aprender a leer

antes de aprender a leer

Antes de aprender a leer el cerebro de una persona no está capacitada, ni se le toma como instinto el desarrollar una lectura comprensiva. Pero con el tiempo vamos adquiriendo una serie de hábitos y destrezas que hace que nuestro cerebro aprenda a interpretar esta serie de signos que serán casi imprescindibles para el desarrollo de nuestra vida.

La capacidad comprensiva para aprender a leer o por lo menos llegar a entender que ahí está la lectura, comienza mucho antes de lo que nos imaginamos. La lectura no comienza con la enseñanza de las letras abecedario, realmente sus cerebros empiezan a ejercitar este aprendizaje por varios factores que pueden llegar a rodearlos.

¿Qué ocurre antes de aprender a leer?

Cuando nace hasta los 6 meses el bebé es capaz sólo de oír sonidos y melodías que no sabe interpretar. De ahí hasta los dos años va adquiriendo la destreza de ir mezclando los fonemas para formar palabras hasta el punto de llegar a saber cómo ordenar palabras para formar frases.

La parte evolutiva del aprendizaje verbal va en consecuencia de la edad del niño, es ya cuando cumple los 3 o 4 años cuando su cerebro es suficientemente experto para conocer de primera mano cómo es decir una pequeña frase entera.

Si nosotros enseñamos a los niños en qué consiste la lectura, haciéndoles observar algunos cuentos, ellos todavía no son responsables de lo que es el conocimiento de la lengua, pero se pueden ir dando cuenta poco a poco de que su lenguaje puede llegar a ser escrito.

antes de aprender a leer

Claves a tener en cuenta antes de aprender a leer

La clave para un buen acceso a la lectura es la “visión”. Un niño antes de aprender a leer si ya a aprendido a amar un libro, entonces no va a ser complicado iniciarse en la lectura. Es de vital importancia incluso que hayan aprendido a través del lenguaje oral cómo son las palabras y a estructurarlas en sílabas y fonemas, pero de una manera práctica y sencilla.

Cómo incitarlos a la lectura

Leer mucho a tu hijo. No hay nada como iniciarle a curiosear con la lectura que, leyendo libros y cuentos, adaptados a gráficos e historias adecuados a su edad. La lectura no hay que practicarla como imposición sino como ocio.

La práctica está en leer a tus hijos casi todos los días. Hay que enfatizar con el texto que estás leyendo representando ruidos de animales y entonando frases con melodías, incluso haciéndolo partícipe de la historia que estáis leyendo.

Hazle una pequeña compresión lectora preguntando de vez en cuando algún acontecimiento sobre lo que estáis leyendo. Invítalo a participar en la lectura y describiendo las imágenes que vea, y deja que él mismo haga sus propias preguntas.

Haz que identifique las letras que representan las palabras con algún juego y enséñales la lectura mucho más allá de los libros. Cualquier letrero o representación dónde aparezca una palabra puedes usarla cómo clave para que empiece a identificar su letra inicial y cómo está compuesta.

antes de aprender a leer

Enséñale la familia de las palabras. Cuando tengas la oportunidad de ver una palabra que derive en otra házselo saber, podéis usarlo como juego y así se convierte en un método de aprendizaje. Por ejemplo: de la palabra “pan” podemos derivar las palabras “panadería” y “panadero”.

Estas claves ayudan y mucho a tu hijo a que sepa estructurar mucho mejor su lenguaje y eso lo convierta en una gran destreza para aprender a iniciar sin complicaciones su lectura. Para saber más sobre este tema, puedes leer cómo aficionar a tu hijo a la lectura o consejos de cómo fomentar la lectura en los niños. 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.