Claves para detectar el maltrato infantil

Niño con depresión se encuentra agobiado y angustiado.

Para no perdernos en lo que sí se considera maltrato infantil y lo que no, vamos a recurrir a la definición de la OMS, Organización Mundial de la Salud. Es toda aquella acción, ya sea física, emocional o sexual, u omisión de estas acciones, que los padres o cuidadores, de manera intencionada, ejercen en el niño y provocan en él un daño físico y/o psicológico.

Podemos hablar de varios tipos de maltrato, desde el físico, al emocional, ambos, el sexual. A la vez el comportamiento del menor o la menor, puede ser muy diferente. Pero tanto como sociedad, como individuos tenemos que estar atentos a las señales. Te mostramos algunos de los indicadores que nos indican un posible maltrato.

Tipos de indicadores que pueden advertirnos

Piercings y tatuajes en adolescentes, cuando deben ser permisivos

Detectar el maltrato infantil, hacerlo visible y abordarlo con las herramientas y la metodología adecuadas es muy importante, pero no resulta nada fácil. Para empezar, mucho de estos abusos se comenten en la casa, y el niño o la niña guarda silencio por temor a no ser creídos o por tener mayores represalias.

Algunos de los indicadores que nos pueden señalar que estamos ante un maltrato infantil puede ser síntomas físicos, como dolor corporal, golpes, moratones de diversa evolución, quemaduras o heridas en el cuerpo del niño. El niño puede empezar a comportarse de manera “sospechosa” con pérdida de apetito, trastornos del sueño, hiperactividad, regresión de conductas, tendencia al secretismo, agresividad, problemas escolares, resistencia a desnudarse o bañarse, aislamiento social, etc. Estos últimos indicadores están asociados a la esfera emocional, con golpes de tristeza, irritabilidad, miedo, odio, sentimientos de culpabilidad, impotencia, vergüenza.

También se pueden dar conductas precoces o conocimientos sexuales inadecuados para su edad, juegos sexuales con muñecos, rechazo a las caricias, los besos y el contacto físico.

No es habitual que no se presente ninguno de estos indicadores, pero dependerá del grado de maltrato que perciba el niño.  Y obviamente no tiene que darse todos. Puede haber niños y niñas que aparentemente no muestran signos de maltrato, pero que sí están sometidos a una situación de abuso.

El maltrato infantil psicológico ¿es maltrato? ¿cómo se detecta?

emociones

Por supuesto que el maltrato infantil psicológico es maltrato y sus consecuencias pueden ser muy graves. El niño que durante la infancia ha sido maltratado, y no ha encontrado el apoyo necesario, podría repetir lo que ha sufrido, e incluso cometer acciones con sesgos de venganza, durante su adolescencia y en la edad adulta.

En la vida cotidiana entendemos como abuso psicológico cuando se repite un patrón de acciones verbales o de comportamiento que revelan desprecio, indiferencia absoluta, desvalorización profunda o desaprobación permanente hacia el niño o la niña. El maltrato también puede venir por omisión, es decir ante la ausencia de acciones que transmitan al menor mensajes positivos y de seguridad o refuerzo emocional.

Expertos abordan el maltrato psicológico desde distintas perspectivas y etiologías. Hay un enfoque sociológico, uno cognitivo, está el enfoque psiquiátrico, otro que valora el procesamiento inadecuado de la información. Finalmente hay quienes hablan del estrés mal manejado por parte de los adultos. Sea cual sea el origen del problema siempre es el niño o la niña quien sale más perjudicado.

El bullying y el maltrato infantil

Aunque hemos tratado ampliamente el tema del bullying en otros post, no está de más que volvamos a mencionarlo. Cuando hablamos de maltrato infantil y hacemos referencia a la familia y el entorno del niño. A veces, el entorno hostil es el colegio. Este abuso, o maltrato puede venir de parte de los profesores, adultos de la escuela, de los compañeros, de alumnos mayores o menores. 

El bullying se manifiesta de una forma más violenta en la preadolescencia y adolescencia. En algunos casos lo que llamamos un «abusón» encubre a un niño o una niña maltratada. Ante cualquier sospecha de maltrato infantil, en la casa, el entorno más cercano, o la comunidad, es mejor pasarse de “mal pensada” que mirar hacia otro lado. 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.