Claves principales de atención al recién nacido

Atención del recién nacido

Si estas a punto de tener tu primer bebé para este año, es normal que te preocupes y estes algo estresada, puesto que la llegada del bebé resulta un proceso lento y de muchos nervios. Además, a esto hay que añadirle los factores de inexperiencia con la atención del recién nacido.

Sin embargo, no debes porque preocuparte, ya que no estás sola. La mayoría se sienten algo nerviosos a la hora de llevar al bebé de regreso a casa, pero ahora con un miembro más en la familia, puede llevar una atmósfera algo complicada.

Es por ello, que para los padres primerizos no sólo podéis encontrar clases de preparación al parto, sino que también, durante el embarazo, existen clases de preparación para la vida con el bebé. Está claro que dar de comer y cambiar pañales a un muñeco no es lo mismo, pero os acerca a los que tenéis que ir haciendo.

Atención del recién nacido

Es decir, en esas clases os dan una serie de pautas para saber cómo poder actuar en cada momento antes de tener al bebé embrazos. Después, los nervios no dejan cabida a la razón, pero debemos serenarnos y saber qué hicimos en estas clases para luego actuar correctamente. La práctica hace la perfeción.

Antes de recibir al bebé, asegúrate de que tanto tú como tu pareja os sentís tranquilos y cómodos, y haber aprendido esta lista de cuidados básicos del recién nacido:

  • Sostener al recién nacido, incluido el cuello de su bebé.
  • Cambio de pañales.
  • Bañar y vestir al bebé.
  • Arroparlo de manera correcta.
  • Alimentar y facilitar los eructos a su bebé.
  • Limpiar el cordón umbilical.
  • Utilizar corectamente el saca mocos para no hacerle daño en su nariz.
  • Colocar el termómetro para la temperatura.
  • Consejos para calmar a su bebé.

Atención del recién nacido

Con todo esto aprendido ya podéis volver a casa tranquilos con vuestro hijo entre los brazos. La vida con él puede sera algo preocupante, pero también muy feliz y placentera.

Más información – Anemia en bebés, consejos sencillos para evitarla


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *