Coger la comida con las manos

Estamos muy equivocados cuando realizamos la acción de quitar el alimento a un bebé que está ingiriendo un alimento con las manos, nuestra obsesión por la higiene, se convierte a veces en perjudicial.

Un niño, comienza su alimentación sólida a partir de los 6 meses. A los 7, la habilidad de las manos, comienza a ser presente y tiende a llevarse algún alimento a la boca, como puede ser un trozo de pan. Esto es muy adecuado que lo realice, pues su coordinación de desarrollar la mano con el ojo, empieza a ser constante. Al principio, como es natural, no tiene mucha habilidad, pues lo empuja con la palma de la mano, pero con el tiempo, logrará cogerlo con sus dedos y llevárselo fácilmente a la boca.

Tampoco es conveniente que se alimente siempre con las manos, lo mejor es alimentarlo con la cuchara y de vez en cuando darle algún trocito para que él solo realice el trabajo, por ejemplo, después de darle la papilla, deposita en un plato algún trozo de verdura que le pueda llamar la atención por su color y déjalo que lo ingiera él mismo, de esta forma, si queda algo en el plato, también se lo puedes ir alternando para que sea más divertido.

Las meriendas, también es una ocasión estupenda para realizar este acto, las galletas, frutas, queso, pan… son alimentos fáciles de coger para ellos y que les viene muy bien masticar. Una cosa a tener en cuenta, es que estos alimentos deben ser blanditos, pues si son demasiado duros pueden ahogarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *