Colecho seguro: recomendaciones para practicarlo

padre niño colecho no seguro

El colecho es uno de los temas de crianza más controvertido. Los detractores esgrimen varios argumentos en su contra pero el más preocupante para los padres es de que, según ciertos estudios, aumenta la incidencia del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante.

A lo largo del artículo te daré mi opinión sobre esos estudios y te daré unos consejos para que si decides practicarlo, sea un colecho seguro.

Estudios en contra del colecho

De una manera más o menos cíclica, aparecen varias asociaciones esgrimiendo una serie de estudios en el que se demuestra el supuesto peligro del colecho.

Por razones obvias, estos  estudios son observacionales. ¿Qué quiere decir esto? Que no se puede aislar a un grupo de padres con sus hijos en un laboratorio durante un tiempo y esperar a que un niño muera para aislar la causa por la que ha sucedido la desgracia. Estos estudios investigan los hechos una vez consumados e intentan encontrar causas que se relacionen entre sí y que puedan relacionar causa con efecto.

Para poder afirmar que una conclusión de un experimento es una evidencia sólida, deberían aislarse varios factores e ir estudiando cada situación.

Un ejemplo para entenderlo mejor: un niño que dormía con sus padres sufre una muerte súbita. Un observador debería hacerse estas preguntas para determinar la causa de la muerte:

  • ¿En qué posición dormía el bebé?
  • ¿En qué estación del año ha ocurrido
  • ¿Sus padres habían dormido bien? ¿O eran fumadores? ¿O tal vez consumidores de alcohol o somníferos?

Y no sigo para no hacer más larga la lista y aburrirte.

Postura no correcta colecho seguroSi se dan todos los factores al mismo tiempo, ¿cuál ha sido la causa? Si hubiera estado en su cuna, ¿se hubiera evitado la muerte? En invierno aumentan las muertes de este tipo, ¿el causante es el frío? ¿O tal vez sea el exceso de ropa? La falta de respuestas concretas impiden tener una conclusión exacta y más cuando la tasa de muerte de los que colechan contra los que duermen en cuna es del 50% para cada uno de los casos.

Pero no por ello debemos de rechazar todo lo que nos dicen los estudios. Parece estar claro que la causa principal de la muerte súbita es la asfixia por obstrucción de las vías respiratorias. Esto ya hace vislumbrar cuales serán las recomendaciones para que el colecho sea seguro.

Recomendaciones para el colecho seguro

  1. Dormir en una cama firme. Si la cama es demasiado blanda se producen hundimientos que pueden causar que el bebé gire sobre sí mismo y caiga atrapado en el lado de uno de los padres obstruyendo su respiración.
  2. El bebé debe de dormir boca arriba y la cabeza ladeada. En esta posición es mucho más difícil que se obstruya su nariz y su boca. Al tener la cabeza ladeada le resultará más fácil expulsar una regurgitación.
  3. No usar excesiva ropa de cama. Como he dicho antes, en invierno aumentan las muertes súbitas. Se cree que es por el exceso de ropa que acaba tapando la nariz y la boquita del bebé. Lo mejor es un pijama bien abrigadito y poco más.
  4. Que los padres no sean fumadores. Los fumadores tienen más tendencia a sufrir apneas del sueño, que son unas pausas en la respiración más o menos largas y que provocan que la reacción ante cualquier situación sea más lenta.
  5. No tomar alcohol ni drogas, tanto legales como ilegales. Las drogas pueden producir un adormecimiento profundo y no ser conscientes de los movimientos nocturnos, así como ralentizar la reacción ante una situación de peligro.
  6. Que los padres no sean obesos. Por razones obvias, es más probable que se produzca un aplastamiento del bebé debido al exceso de peso de los padres.

Postura no correcta colecho

En resumen

Debes de estar tranquila, con las recomendaciones anteriores practicarás un colecho seguro. Por desgracia todavía hay factores que no se conocen pero estarás incidiendo en los más importantes.

Si todavía tienes dudas, puedes darle a tu hijo un chupete, que según algunos estudios reduce en un 80% la probabilidad de muerte súbita.

Y si no estás convencida pero quieres colechar, una forma muy segura es usando una cuna de colecho, que no es más que una cuna normal sin un lateral que se acopla a tu cama. Tu hijo está en la cuna pero pegado completamente a ti.

Cuna de colecho

Nuestra propia cuna de colecho

Ahora es tu turno, ¿practicas el colecho? Cuéntanos tus experiencias en los comentarios.


Categorías

El bebé

Pablo Fayos

Padre apasionado de la crianza respetuosa, con apego, natural o como quieras llamarla. Tanto que tengo un blog llamado Creciendo Sapiens en el que... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Pablo, me ha encantado el post porque efectivamente, siguiendo recomendaciones sencillas, practicar colecho es muy seguro. A veces ciertos estudios no hacen más que confundir y alejarnos de las necesidades del bebé y las nuestras propias.

    Mi experiencia queda un poco lejos pero cuando nació el mayor no me veía dejándole en la cuna para que durmiera solo (lástima de inversión) y para mí la solución que me iba permitir a mi descansar y a él ser amamantado a demanda fue meterlo en la cama grande desde el primer momento. Cuando llegó la niña, añadimos una camita a un lado (que acabó ocupando mi pareja), y seguimos durmiendo los 4.

    Y en fin, una historia más de colecho que empieza y se acaba (los propios niños dicen cuando quieren dormir solos, eso está comprobado), sin problemas para nadie.

    El colchón era firme, no fumábamos ni bebíamos, y no usábamos ropa de cama gruesa o voluminosa, o sea que hacíamos colecho de forma bastante segura. La verdad es que recomiendo la experiencia.

    Un saludo

    1.    Pablo Fayos dijo

      Gracias Macarena por tu comentario. Es lo más cómodo y bien hecho no es nada peligroso. El placer que se experimenta al abrir los ojos y ver la carita de tu hijo no tiene precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *