Cólicos del lactante

Cuando un bebé tiene el síndrome del cólico del lactante, lo mejor que podemos hacer es no desesperarnos y atenderle con dulzura y tranquilidad, el niño nota las sensaciones de su madre solamente con tocarlo y hablarle. Cuando éste llora es porque algo le sucede, quiere comunicarlo y es su forma de hacerlo.

Si esto le ocurre debemos cogerle en brazos, acunarle, cantar para tranquilizarlo…debemos pensar que este dolor sólo le va a durar durante los tres primeros meses.

La mejor postura para aliviarlo es mantenerlo incorporado, su cabecita encima de nuestro hombro y mirando hacia atrás. Hay bebés que se calman si se les acuesta boca abajo, pero últimamente los especialistas no recomiendan esta postura por el peligro de ahogo.

La intensidad del dolor, se suele aliviar con calor, le podemos poner una bolsa de agua templada o incluso solamente con el calor corporal de nuestra mano.

Una idea equivocada es que cuando llora es porque tiene hambre, el bebé en esta ocasión, no llora por ello, lo único que hará es rechazar cualquier alimento que se le dé. Hay veces que aceptan el pecho, pero no por hambre, sino por el calor que le da, tanto el alimento como su madre.

Los masajes, suelen ser muy beneficiosos y surgen efecto. Con la propia mano de un adulto (papá o mamá) podemos presionar con suavidad el abdomen del bebé, esto les ayuda a ventosear y les causa un gran alivio.

Una cosa muy importante es que no debemos obsesionarnos con los fármacos, éstos no quitan los cólicos, los carminativos no hacen daño, pero tampoco causan ningún efecto.

Fuente: kids health


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *