Comenzar con el biberón

Dejar el pecho para un bebé, puede ser un paso traumático tanto para este como para la mamá, pues desaparece el vínculo de alimentación que los dos han seguido durante varios meses, además el bebé cambia su modo de alimentarse, algo que algunos no consiguen acostumbrarse.

El cambio a la tetina por el pezón de la mamá, se ha de realizar como un proceso gradual. Tengamos en cuenta que el pezón y la leche de una madre, está tibio, por ello, cuando el niño comienza a tomar biberón, hemos de entibiarlo para que la temperatura sea lo más similar posible.

Si tu bebé se resiste a chupar de la tetina, habrás de buscar la que más le agrade, en el mercado las hay muy diferentes: punta plana, redonda con base curva, clásica, de látex, silicona… será el propio bebé el que muestre el agrado hacia ella. La anatómica, es la más parecida al pecho de la madre.

Procura que antes de comenzar con la leche de fórmula, la leche materna sea la primera que introduzcas en el biberón. Puedes extraer una poca e ir dándola al bebé hasta que se vaya acostumbrando. Cuando es más mayorcito, en el biberón, has de ir cambiando el alimento a lo largo del día, por ejemplo, zumo, agua… para que el bebé comprenda que es un sistema de alimentación divertido, además el envase, suele tener dibujos llamativos para asimilarlo como un juguete.

Igualmente, se ha de ir cambiando de lugar en el momento de la toma, pues el bebé, suele distraerse, ya que es mayorcito y se fija en todo lo que le rodea, esta es una forma para que se alimente de forma divertida. Seguir una rutina de horarios, es igualmente importante.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *