Comer en familia ¿tiene beneficios?

Comer en familiaLa respuesta es ¡si!. Aunque resulta complicado hacer coincidir el horario de todos los miembros de la familia para la hora de comer, además a veces supone un esfuerzo físico y mental demasiado grande. Sin embargo, los expertos en nutrición infantil aseguran que este esfuerzo merece la pena, pues es algo que afecta especialmente a los más pequeños de la casa.

Algunos de los beneficios son las mejoras sociales, la interacción en el entorno familiar y el aprendizaje de los niños con los adultos. Compartir lo que hemos hecho durante el día sentados en la mesa resulta mucho más efectivo que delante de la televisión. Además, es un momento en el que madres y padres un poco ocupados pueden pasar un buen rato con sus hijos, conociendo todo aquello que hacen a través de lo que les cuentan. En resumen, es una manera sencilla de pasar el rato con ellos, sabiendo que en cualquier otro momento puede resultar más difícil e incluso estresante debido a nuestras apretadas agendas.

Junto a los beneficios emocionales podemos encontrar que estos niños se sienten más integrados, escuchados y atendidos cada día por sus padres y eso hace que sean más felices. Es algo que les permite disfrutar de la compañía de sus padres y aprender buenos modales en la mesa, pues si tu pequeño almuerza en el comedor del colegio podrás encontrarte con actitudes copiadas de los otros niños. También es un buen momento para enseñarles buenos hábitos alimenticios, vigilar si come adecuadamente o no y, ante todo, no olvides que lo que aprenden de pequeños es lo que se desarrollará más tarde en su vida adulta.


Categorías

Familia

Dunia Santiago

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *