Cómo actuar ante las hemorragias nasales con los niños

Cómo actuar ante las hemorragias nasales con los niños (epístaxis)

Las epístaxis o hemorragias nasales son muy aparatosas, pero normalmente no son graves. Aunque las causas son diversas, algunos niños son más propensos que otros. Sin embargo, a pesar de ser algo con lo que nos podemos encontrar todos con frecuencia, educadores y cuidadores incluidos, es una de las situaciones a las que peor nos enfrentamos. Y es que en la mayoría de la gente no sabe cómo atender correctamente una hemorragia nasal.

A continuación te voy a decir qué debe hacerse, qué no y por qué. Para que te des cuenta de lo importante que es este tema, voy a adelantarte algo: los sangrados nasales no hay que taponarlos. Eso de poner un tapón y colocar la cabeza para atrás es lo peor que quieres hacer. Es más, puede ser muy peligroso. 

Por qué ocurren las hemorragias nasales o epístaxis

Las hemorragias nasales son muy comunes, ya que la nariz contiene una gran cantidad de pequeños vasos sanguíneos que pueden romper con facilidad en determinadas circunstancias. Por ejemplo, el aire que se mueve a través de la nariz puede secar e irritar las membranas que recubren su interior, y se pueden formar costras que sangran cuando se irritan. Esto hay que tenerlo en cuenta cuando el ambiente está muy seco, especialmente con niños especialmente sensibles a las epístaxis

La mayoría de estas hemorragias ocurre en la parte frontal del tabique nasal,y bastante fácil de detener. También pueden surgen en la parte alta del tabique o en la parte profunda de la nariz, aunque con menos frecuencia. Estas hemorragias pueden ser más difíciles de controlar. En cualquier caso, a pesar de su aparatosidad, las hemorragias nasales rara vez son potencialmente mortales.

Las hemorragias nasales pueden ser causadas por irritaciones (alergias, resfriados, porblemas sinusales, estornudos), a causa del aire frío o seco, por sonarse la nariz fuerte o hurgarse en ella, por una lesión o fractura, por un objeto que obstruya la nariz, por tener el tabique desviado o por abuso de aerosolores, principalmente.

Hay que tener en cuenta que las hemorragias nasales repetitivas pueden ser un síntoma de alguna enfermedad (aunque no necesariamente), por lo que si se repiten con mucha frecuencia es importante consultarlo con el pediatra.

Cómo actuar ante una hemorragia nasal

Actuar ante una hemorragia nasal es muy sencillo, pero se requieren dos cosas: tranquilidad y paciencia. Es fundamental mantener la calma y tomarse tiempo para atenderla.

Al principio dije que las hemorragias nasales no se taponan cuando empieza a brotar la sangre. Si la gente lo hace, no es solo por desconocimiento de las consecuencias que esto puede tener, sino porque suelen faltar los dos ingredientes que acabo de decir, insisto, tranquilidad y paciencia.

Vamos a ver paso a paso cómo actuar ante una epístaxis y voy explicando todo con calma.

Paso #1 – Coloca la cabeza del niño hacia delante

Sí, hacia delante, y deja que la sabre salga. Coloca algo debajo para que recoja la sangre, y calma al niño. Dile que no pasa nada. Y calma a todos los que estén alrededor.

hermorragia nasal

 

Si te ven seguro/a y tranquilo/a será más fácil. Pero como esto es lo contrario que se ha hecho toda la vida, puede que te tengas que ponerte firme (o mandar a alguien a hacer puñetas, que también da resultado, auqnue no sea políticamente correcto). Y si quieres, después, le explicas por qué la cabeza no se echa hacia atrás.

Inclinar la cabeza hacia atrás  puede tener consecuencias importantes. Al colocar la  puesto que la sangre fluye hacia la parte posterior de la garganta, lo que puede provocar tos  o incluso obstruir la respiración. Además, un coágulo de sangre en la garganta no es, precisamente, lo más cómodo del mundo, sobre todo si el niño es un poco mocoso.

Paso #2 – Suena suavemente la nariz

Esto puede parecer sorprendente, pero es muy útil, porque la sangre se empieza a coagular, y esos coágulos se acumulan. Con los mocos, los coágulos se hacen espeicalmente grandes. Además, probablemente la primera reacción del niño haya sido poner la cabeza hacia atrás, y se le estarán formando en la parte profunda de la nariz. Al sonarse suavemente la nariz, se eliminan esos restos.

hemorragia

¿Qué pasa si pones un tapón? Que se empiezan otra vez a formar esos desagradables coágulos que tendrán que ir a algún sitio, o para dentro o para fuera, y dejarán restos resecos  de sangre en la nariz que, muy probablemente, provoquen otra epístaxis unas horas más tarde.

Paso #3 – Presiona suavemente la parte blanda de la nariz

Presiona suavemente la mitad inferior de la nariz del niño (la parte blanda) entre el pulgar y el índice, y aguanta durante diez minutos con la cabeza en posición neutral o mirando ligeramente hacia abajo. Ya te dije que había que tener paciencia.

 

A veces hace falta algo más de tiempo, y también es posible que haya que sonar la nariz alguna vez más. En cuaqluier caso, si a los 20 minutos no ha parado será necesario contactar con un médico.

epistaxis

Enseña a tu hijo lo que tiene que hacer

Si tu hijo tiene hemorragias nasales frecuentes, explícale lo que tiene que hacer y por qué. No siempre estarás ahí para atenderlo y lo ayudarás a que se lo tome con calma. Los peques se ponen muy nerviosos con esto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *