Cómo actuar si el bebé ha tragado un objeto extraño

Ingesta de objeto extraño

De todos los accidentes que pueden ocurrir en el hogar, uno de los que más me asustan es la ingesta de objetos extraños. Los bebés tienen más facilidad para encontrar objetos diminutos que puedan estar en el suelo ya que ellos gatean o, si ya caminan, a menudo se sientan en el suelo y encuentran de todo (y, por supuesto, todo lo que encuentran se lo llevan a la boca).

Si vemos al bebé llevarse algo a la boca podemos quitárselo inmediatamente, pero el problema es que pueden haber ocasiones en las que no te des cuenta a tiempo y, si se está ahogando con algo o ha tragado algo que no debería, ¿Qué debemos hacer?. Hoy te contamos cómo actuar en estos casos.

Si tu bebé se tragó algo que no es cortante o potencialmente peligroso y el objeto pareciera haber ido a parar directamente a su estómago, lo único que puedes hacer es esperar controlándolo muy de cerca. En caso de que comience a vomitar, rechace comer, tenga fiebre o tos debes llamar al médico. El mismo consejo se aplica si no ves aparecer el objeto en sus deposiciones en los próximos días.

Por otro lado, si el objeto que se tragó es punzante (como una aguja), metálico (una moneda) o simplemente peligroso llévalo a urgencias, aunque tu bebé luce parezca estar en perfecto estado. Esto se debe a que algunas cosas necesitan ser quitadas del organismo, ya que permitirle seguir su curso podría perforar el esófago, el estómago o los intestinos.

Y si parece estar ahogándose ¿Qué debo hacer?

Debes actuar con muchísima calma y no introducir los dedos en la faringe del pequeño, ya que podrías lesionarla con las uñas y dificultar la extracción posterior. Por otra parte, si penetras en la boca con tus dedos corres el riesgo de introducir el objeto en la laringe, lo que imposibilitaría más aún la respiración del niño.

Tampoco es recomendable poner al bebé o niño cabeza abajo para golpearle la espalda, ya que si el cuerpo extraño ya pasó a un bronquio se desplazaría hacia la laringe, obsrtuyéndola.  Si la situación es muy grave y el niño dejó de respirar, no habla, perdió el conocimiento y presenta coloración violácea en labios y uñas de los dedos, deberás colocarlo en el suelo boca abajo, con la cara de lado, para realizarle presiones enérgicas sobre la espalda, de tres a cuatro veces. En caso de que aún así no responda, se le deberá dar respiración boca a boca, repitiendo estos pasos varias veces.

En niños más mayores es recomendable abrazarlos por la espalda, haciendo presión con las palmas de las manos en el centro de la unión del tórax con el abdomen. Si el niño reacciona, aunque respire con normalidad, deberás llevarlo de inmediato al hospital para que lo atiendan.

Más información – Guía para evitar accidentes en las fiestas

Foto – Se mujer


Categorías

Seguridad

Dunia Santiago

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *