Cómo afecta el divorcio a los hijos adultos

pareja de mediana edad que se van a divorciar

Normalmente cuando se habla de divorcio se hace referencia a cómo afecta a los niños pequeños, las reacciones que pueden tener o cómo se puede trabajar para que su estabilidad emocional no quede demasiado afectada. Lo que se olvida a veces es que el divorcio también puede ocurrir en la mediana edad y que los hijos ya sean adultos.

Aunque los hijos sean adultos, siguen siendo hijos y por tanto pueden sentir ciertos problemas emocionales cuando se enteran de que sus padres se van a divorciar. Es una forma en que su mundo se rompe o se deteriora y en ocasiones, no saben cómo enfrentar esta situación con total entereza.

El divorcio en parejas de mediana edad

Las tasas de divorcio entre las parejas casadas de edad avanzada casi se duplicaron entre 1990 y 2008. Con más mujeres en el mundo laboral y personas que viven más tiempo que nunca, este fenómeno de divorcio tardío en la vida no es tan sorprendente como parece. Muchas parejas que se casaron en la década de 1970 lo hicieron justo después de la universidad, y las parejas de 50 y 60 años que han estado casadas por 30, 40 años o más pueden descubrir que realmente el amor se ha acabado.

Volver a empezar es quizás la respuesta a sus problemas, pero ¿qué pasa con sus hijos adultos jóvenes? ¿Cómo se ven afectados por el divorcio de sus padres? En ocasiones, los padres al pensar que ya son “adultos” si se divorcian no les afectará tanto como si hubiesen sido niños, pero, ¿realmente es así?

pareja de mediana edad a punto de romper

 

La custodia

Los adultos jóvenes pueden encontrarse en la difícil posición de tener que elegir, por su cuenta, dónde pasar las vacaciones, los cumpleaños y otras ocasiones especiales. Cuando los padres se divorcian y sus hijos son pequeños, existen acuerdos de custodia para manejar estas situaciones, pero con los hijos adultos, a menudo los hijos adultos deben decidir cuándo y dónde pasar el tiempo con cada padre.

Estrés y ansiedad

Si el divorcio es contencioso, puede añadir un elemento de estrés y ansiedad a la situación, ya que los adultos jóvenes se sienten obligados a tomar partido o tomar decisiones incómodas. Además, si hay hijos (nietos de quienes se divorcian) aún se complica más la cosa. Realizar celebraciones familiares puede volverse incómodo para si la pareja divorciada no puede pasar tiempo juntos, sin importar cuál es el motivo de la posible disputa.

Cuando hay nietos

Es necesario tener en cuenta que no es extraño que las parejas jóvenes tengan padres divorciados, lo que puede multiplicar por cuatro los problemas. No debe ser el trabajo del joven adulto hacer que los padres divorciados se sientan cómodos, especialmente con respecto a los nietos… No es su función y si lo hacen, se pueden sentir tremendamente desubicados. Los padres deben descubrir cómo pasar el tiempo cómodamente juntos en reuniones familiares, si es posible. Los niños pequeños disfrutan de sus abuelos, y los abuelos adoran a sus nietos. Esta debería ser la principal preocupación.

pareja de tercera edad que ya no se quieren

¿Yo también me divorciaré?

Esta pregunta se la suelen hacer mucho los hijos adultos de padres de mediana edad divorciados. Comienzan a dudar del amor real puesto que en sus padres no ha funcionado… Quizá sentían que sus padres eran el ejemplo mayor de amor resistente, y de repente, todas esas creencias se caen como un castillo de naipes.

Incluso si el joven adulto era consciente de la discordia entre ellos, todavía hay algo inquietante acerca de ver a sus padres de mediana edad divorciarse y comenzar una nueva vida. Es importante que los adultos jóvenes entiendan que el hecho de que el matrimonio de sus padres no haya durado no significa que no haya habido buenos años (suponiendo que esto sea cierto). Hacer que el matrimonio dure es difícil en la mejor de las circunstancias, y los niños adultos que están más de 20 o 30 años casados,  pueden entender lo difícil que puede ser a veces mantener un matrimonio unido.

Cuando los padres divorciados comienzan a salir con otras personas, pueden surgir una gran cantidad de problemas para los hijos adultos. Incluso si han llegado a un acuerdo con el hecho de que sus padres ya no son una pareja, verlos con alguien nuevo puede ser una experiencia discordante e incluso traumática.

Crecer cómodo con la nueva pareja de un padre puede llevar tiempo y paciencia por parte de todos. Si además se añade a la mezcla la posibilidad de que la nueva pareja tenga sus propios hijos, las cosas pueden volverse aún más complicadas.

Los padres deben desarrollar relaciones como personas solteras, pero hay que tener cuidado al presentar una nueva pareja para los hijos adultos antes de que la relación haya alcanzado un alto nivel de compromiso. Aunque estos son adultos jóvenes, todavía son niños en su corazón cuando se trata de sus padres… Se debe tener en cuenta la preservación de la relación con los niños adultos jóvenes cuando se toman decisiones como personas solteras.

Un poco de enfado es normal

Independientemente de lo que haya ocurrido para que unos padres de mediana edad acaben con su matrimonio, éstos deben estar preparados para una difícil respuesta de sus hijos adultos. Se pueden sentir tristes, decepcionados e incluso enfadados con la situación o con la decisión que han tomado los padres.

parejas mayores que se divorcian

Los hijos esperan que los padres sean maduros y pueden pensar que la decisión es inmadura, pero nada más lejos de la realidad, cuando se decide acabar un divorcio de tantos años, la decisión es valiente. Aunque los padres deben tener en cuenta que para los hijos adultos, su vida también va a cambiar.

Ya no habrá un hogar familiar de la misma manera que ha habido toda su vida: sus padres vivirán en dos lugares diferentes. Si los padres deciden vender la casa que han compartido, eso puede provocar una gran variedad de emociones… el hogar familiar desaparecerá de sus vidas para siempre. Permitir que los hijos adultos se expresen y compartan sus sentimientos, incluso cuando los padres luchan con sus propias emociones conflictivas, facilitará la transición a ser un hijo de divorcio, sin importar la edad que tengan.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.