Cómo afrontar el miedo y la ansiedad de los hijos

ansiedad en los niños

Los miedos son por lo general de corta duración, previsibles y no duran mucho por lo que quizá un niño pueda tener miedo a los monstruos de debajo de la cama. La ansiedad en cambio, puede durar a lo largo de la vida. Un rasgo de ansiedad puede ser que es hereditaria pero por lo general es una combinación entre lo genético, el entorno y el comportamiento del niño. Por ejemplo, si un padre de un niño tiene fobia a los perros ese nerviosismo ante los perros puede afectar a los niños y éstos pueden llegar a estar ansiosos cada vez que estén delante de un perro. Por eso es importante estar siempre lo más equilibrado posible delante de los niños.

La ansiedad puede convertirse en una fobia o miedo extremo a un estímulo particular como los perros, o las arañas o las avispas. Una fobia se activa después de una mala experiencia como el ataque de alguno de estas criaturas. El resultado es que incluso una fotografía de dicha criatura puede aterrorizar a la persona que sufre esta clase de fobias.

Afrontar la ansiedad

ansiedad en los niños

Para afrontar con la ansiedad de tu hijo deberás ser coherente, sensible pero sobre todo, paciente. Tu hijo necesitará a que le ayudes a sentirse menos ansioso bajando a su nivel para consolarle. Mantén un buen contacto visual y sonríe para que perciba que todo está bien. Concéntrate en algo que ayude a aligerar el ambiente pero nunca menosprecies el temor o te rías de él.

Actúa de forma tranquila y valiente, así tu hijo podrá copiar tu actitud y se sentirá más confiado y es posible que quieras probar por él mismo que no pasa absolutamente ante esa ansiedad. La ansiedad nos provoca estrés para superar algo que creemos que es una amenaza, pero una vez que nos damos cuenta de que no es peligroso o cómo afrontarlo, nos relajamos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *